| 6/25/2012 11:00:00 AM

Nada que hacer: firmado TLC entre Colombia y Corea

Los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Corea del Sur, Lee Myung-bak, firmaron hoy una declaración por la cual dieron por terminadas las negociaciones de un Tratado de Libre Comercio (TLC) y dejaron así en manos de los Legislativos de ambos países la aprobación final del acuerdo.


La rúbrica tuvo lugar en la Casa de Nariño (sede del Ejecutivo colombiano y residencia oficial del presidente Santos), a donde hoy llegó Lee con una comitiva de medio centenar de personas.

Tras ser recibido con honores militares en el patio de armas, ambos pasaron inmediatamente a uno de los salones del Palacio de Nariño para proceder a la firma del documento.

Los Gobiernos de Corea del Sur y Colombia comenzaron a negociar el TLC en 2009 y celebraron este mes de junio la última ronda, por lo que ahora se iniciarán los trámites de suscripción y ratificación que pueden demorarse un año.

Lee fue recibido hoy por Santos tras un agitado fin de semana en Bogotá, donde el domingo asistió a la feria Expo Corea 2012, que ha convocado desde el viernes a empresarios del país asiático de la construcción, equipos médicos, vehículos y autopartes.

En esa feria, la Oficina de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Proexport) ofreció a los coreanos los productos colombianos.

La nación asiática está interesada en comprar productos agroindustriales colombianos como frutas, carne, café y pollo, dada la demanda de alimentos para abastecer a los 48 millones de surcoreanos.

En la firma del documento que acreditó el final de las negociaciones del TLC también estuvieron presentes los ministros de Comercio de Colombia, Sergio Díaz-Granados, y de Corea del Sur, Bark Pae-Ho. EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?