| 6/3/2008 12:00:00 AM

Naciones en desarrollo consideran emisión de bono para catástrofes

Los Gobiernos de los países emergentes están cada vez más viendo la posibilidad de aprovechar que los mercados de capital ayuden a financiar el costo de la recuperación cuando azotan las costosas catástrofes naturales, dicen expertos.


Algunas naciones ya han emitido instrumentos de deuda -conocidos también como bonos para catástrofe, o bonos "cat"- para ayudar a cubrir los costos de reconstrucción luego de un desastre tal como terremotos o huracanes, y se esperan más, dijo el martes un panel de expertos en la conferencia de seguros de Standard & Poor's

Pero mucha burocracia rodea a tales transacciones, y existen otros temas que deben ser resueltos para los inversores.

Sin embargo, el interés está aumentando luego de una serie de costosísimos desastres en Asia, incluyendo el reciente terremoto en China y un tifón que devastó a Myanmar.

"Creemos que existe un gran potencial para China y Myanmar," dijo Jay Green, vicepresidente de mercados de capital de Swiss Re. Citó otras transacciones que ha utilizado herramientas de riesgo que pueden ayudar a calibrar el costo potencial de futuras catástrofes, sobre la base de cifras de población.

Green, hablando el martes como panelista en una conferencia de seguros organizada por la agencia de calificaciones Standard & Poor's, indicó que Taiwán había estructurado dicha negociación en el 2003 y México continuó en el 2006 con su propia emisión de bonos.

"(México) estaba preocupado por la brecha entre las pérdidas aseguradas y las pérdidas económicas," expresó Green. Pactos similares también han sido acordados para El Salvador y Guatemala, agregó.

"Están buscando una pronta respuesta y la habilidad para distribuir el dinero a la gente que lo necesita," dijo Niraj Patel, director general para bonos ligados a los seguros de Genworth Financial Inc, y cómo se beneficiarían los Gobiernos.

Los intereses del Gobierno en estos bonos son un área emergente, con el grueso de los bonos de desastres habiendo sido emitidos por las compañías de seguros como un medio para transferir a los inversores una porción del golpe financiero del desastre natural.

Los bonos de seguros han tenido durante la última década, relativamente pocas pérdidas y los inversores se han sentido cada vez más cómodos, aún cuando los bonos acarrean un significativo riesgo.

El grueso de los inversores son fondos de cobertura y grandes inversores institucionales.

La emisión de estos bonos alcanzó en el 2007 los 700 millones de dólares, pero tales bonos emitidos por los Gobiernos deberán saltar algunas vallas antes de ser ampliamente aceptados. "Es un proceso lento y burocrático; existen una serie de temas legales y regulatorios que necesitan ser investigados," dijo Green.

Otro problema es cómo asignar una calificación a tales instrumentos, una consideración clave para los inversores.

Gary Martucci, un director de Standard & Poor's indicó que había sido abordado por el Banco Mundial para ver la posibilidad de calificar tales instrumentos.

"Teóricamente," dijo Martucci, "pero no una (alta calificación) "AAA" a la brevedad, bajo ningún criterio."

"Yo creo que eso sería un desafío," indicó Martucci. "El costo de los bonos: costaría más que lo que costaría traer al mercado un contrato promedio," agregó.

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?