| 8/24/2012 2:40:00 PM

Ministro de Hacienda se despide bajando tasas de interés

El saliente ministro Juan Carlos Echeverry había venido luchando por más bajas en el tipo de interés y en su última sesión en la Junta del Banco de la República lo logró.

El ministro de Hacienda y Crédito Público, Juan Carlos Echeverry, fue uno de los que más llamó la atención sobre la necesidad de bajar más las tasas de interés para dinamizar la economía.

Pues bien, el funcionario podrá salir tranquilo porque la Junta del Banco de la República autorizó, por conceso, una rebaja de 25 puntos básicos en la última sesión en la que participó.

Tras la reunión de este viernes, la tasa de intervención del Emisor quedó en 4,75% efectivo anual, tratándose de la segunda reducción consecutiva.

Cabe señalar que el clamor de Echeverry ha sido durante los últimos meses mantener tasas de interés bajas y seguir comprando dólares para contener el fenómeno de la revaluación.

Al respecto, el gerente del Banco de la República, José Darío Uribe, anunció que en lo que resta de agosto y hasta el 30 de septiembre, el Emisor comprará US$700 millones.

En los dos años que llevaba Juan Carlos Echeverry en la cartera de finanzas públicas, el Banco de la República compró más de US$9.000 millones, marcando récord en intervención de la moneda.



Uribe agregó que el Emisor cuenta con las herramientas para atender las necesidades de liquidez que requiere la economía y aquellas que pudieran aparecer en medio de la turbulencia internacional.

En la más reciente encuesta de opinión financiera de Fedesarrollo, el 73% del mercado sugirió que habría una nueva reducción de 25 puntos básicos en la reunión de este viernes.

Solo 24,3% dijo que la tasa se mantendría inalterada y 2,7% se aventuró a prever que podría incluso bajar 50 puntos básicos.
                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?