| 12/24/2015 12:05:00 AM

¿Por qué el mercado mundial de armas cayó por cuarto año consecutivo?

Los cien fabricantes de armas más importantes del mundo registraron una caída de sus ventas por cuarto año consecutivo en el 2014, período en el que facturaron US$401.000 millones.

Las cifras fueron reveladas en reciente informe del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI), en el que además se explica que entre 2013 y 2014 las ventas bajaron 1,5%.

Este resultado, al que calificó como un “descenso moderado”, se debe principalmente a “la disminución de las ventas de armas por parte de las empresas con base en Norteamérica y Europa Occidental”: El sector defensa se fortalece de cara a un eventual escenario de posconflicto en Colombia

Y es que desde el 2003, año en el que Estados Unidos ocupó Irak para buscar unas supuestas armas de destrucción masiva que nunca aparecieron, ese mercado no registra un crecimiento de más de dos dígitos (en ese período las ventas llegaron a 317.000 millones, un 12,9% más que en el 2002). 

La buena racha se extendió durante los siete años siguientes con crecimientos desde el 1,5 (2010) hasta 8,7% (2004). Estos favorables resultados, paradójicamente, se registraron en un momento de gran tensión y conflicto en varias naciones de Medio Oriente. 

Fue hasta el año 2011, el mismo período en el que las tropas estadounidenses y europeas se retiraron por completo del territorio iraquí, cuando los ingresos de la industria armamentista cayeron 5,3%. Desde entonces, el descenso ha sido una constante para los fabricantes.
 
El mapa económico del mercado de las armas

En Estados Unidos, el principal fabricante de armas a nivel global (54,4% de las ventas), el escenario es un tanto complejo ya que los ingresos de los fabricantes disminuyeron 4,1% entre 2013 y 2014. 

Sin embargo, esa nación sigue siendo la reina absoluta del mercado con siete de las diez empresas más importantes en el "top 100" del SIPRI. Esta calificación, que excluye a China por falta de datos fiables, revela cuáles son las firmas con mayores ventas y tamaño en el mercado global.

Precisamente, una de las compañías que está desafiando todos los pronósticos es la estadounidense Lockheed Martin, la cual logró un crecimiento del 3,9% en el 2014 (hasta llegar a los US$37.500 millones) con respecto al año anterior.

Las ganancias de esta firma superaron por US$4.400 millones a las de Boeing (EE.UU), la segunda clasificada en el listado por encima de Bae Systems (Reino Unido), Raytheon (EE.UU), Northrop Grumman (EE.UU), General Dynamics (EE.UU), Airbus Group (Transeuropea), United Technologies (EE.UU), Finmeccanica (Italia) y L3 Communications (EE.UU).

SIPRI además explica que las ventas de las empresas de Europa Occidental bajaron 7,4% el año pasado. Solo  las firmas alemanas (9,4%) y suizas (11,2%) registraron un crecimiento destacable en ese período gracias a los resultados del constructor naval Thyssen Krupp y el fabricante de aviones Pilatus Aircraft, respectivamente. 

A la conquista del mercado 

Rusia, con una participación en las ventas del 10,2%, logró imponerse a naciones como Francia (5,6%), Italia (3%), Japón (2,3%), Israel (1,9%), Corea del Sur (1,7%), Alemania (1,6%), India (1,2%), entre otros. 

Y es que el número de compañías rusas clasificadas en el "top 100" pasó de 9 a 11 entre 2013-2014 (sus ingresos combinados crecieron 48,4% en ese período). Dos de ellas, High Precisions Systems (casilla 39) y RTI (91), ingresaron por primera vez al listado, mientras que United Instrument Manufacturing conquistó el puesto 24. 

Las ventas de las empresas ucranianas, por su parte, registraron una disminución “sustancial” debido a “la perturbación causada por el conflicto al este del país, a la pérdida del mercado ruso y la caída del valor de la moneda local”, según explicó el investigador Siemon Wezeman. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?