| 9/30/2013 6:00:00 AM

A mejorar el PIB per cápita

El de Colombia se ubica 30% por debajo de donde debería estar con respecto a su nivel de desarrollo. Para atraer más inversión debe generar más riqueza para cada uno de sus habitantes.

Hasta hace poco, cuando se hablaba de los mercados emergentes o de los latinoamericanos los inversionistas los veían cómo lo mismo y pensaban que poner su dinero en cualquiera de dichos países les iba a dar los mismos resultados. No obstante, con la crisis financiera que se desató en 2008 y sus persistentes efectos sobre la economía global, la visión de los grandes administradores de recursos está cambiando y ahora no ven a todos los emergentes como un solo mercado, sino que están aprendiendo a discernirlos y eso se convierte en una oportunidad para Colombia.

Al menos es la visión de Moz Afzal, jefe de inversiones global del banco suizo EFG Bank, quien hace poco dictó una charla en el país y asegura que con el nuevo orden económico mundial, donde grandes emergentes como India, Brasil y China no van a crecer tanto, aquellos que hicieron bien la tarea durante los años de auge son los que se van a destacar.

“Luego de varios años con tasas de interés históricamente bajas, lo que viene es una transición en la que mercado, que estaba acostumbrado a una política muy laxa, se tiene que acostumbrar a otra, y los emergentes son los más golpeados porque fueron los que más se beneficiaron. En los últimos 10 años fueron un gran lugar para invertir, pero el dinero fácil se acabó”, reitera y explica que a Brasil no le va a ir bien, porque al igual que India e Indonesia no se reestructuraron, ni adoptaron un buen manejo económico, no le sacaron provecho a la liquidez, en otras palabras, los mercados piensan que malgastaron la plata de la época de bonanzas.

Por el contrario, Afzal considera que otras economías como Colombia, sí hicieron lo correcto, al reducir la deuda del gobierno, que pasó de 45% a 35% del PIB, el déficit de cuenta corriente y el fiscal, que es inferior al 2%. A eso se suma el grado de inversión, los tratados de libre comercio y el ingreso Ocde. “Eso no pasa porque sí, sino porque trabajaron. Pero no todo es perfecto, donde ustedes están atascados es en infraestructura y en el PIB per cápita, que está 30% por debajo de donde debería estar, que es en el nivel de Chile”, añade este experto cuya firma administra un portafolio de US$70.000 millones.

Las cuentas de Afzal indican que el PIB per cápita de Colombia está en unos US$10.000, mientras otros países con el mismo grado de inversión están en US$15.000. “Ahí es donde va a estar la métrica que importa y que van miran los inversionistas internacionales”, enfatiza.

Pese a su visión positiva sobre el país y a que considera que a diferencia del pasado no va a haber un efecto contagio por el mal momento de Brasil, en EFG Bank no les están recomendando en este momento a sus clientes (que son principalmente personas de altos ingresos) invertir en América Latina, pues piensan que aún sus activos están caros y por ser una región altamente dependiente de las materias primas. “Los precios de dichos productos venían impulsados por China, que ya no va a crecer más del 10% sino al 7%, pero además es un país que ya construyó una infraestructura gigante y, por ejemplo, para sus plantas eléctricas ya consumieron el cobre que requieren y eso no lo van a cambiar sino hasta dentro de 20 años”, pronostica.

La recomendación de EFG Bank, que está en 30 países y lleva 7 años en Colombia, es apostarle a inversiones en Asia, pues allá las valoraciones de los activos sí están baratas, así como en Europa e incluso en Japón. “Estados Unidos ya pasó la página y seguimos pensando que es un gran mercado, aunque las valoraciones no están tan claras”, concluye Afzal.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?