| 3/28/2012 7:00:00 AM

Marca registrada de la Dian ¿un compromiso que sí se evadió?

La Superintendencia de Industria y Comercio le concedió su marca a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian). El trámite lo hizo la entidad después de 18 años debido a que su ausencia se prestaba para abusos.

Al no contar con su marca registrada, se presentaban abusos por parte de algunas firmas que prestan asesoría y capacitación en temas tributarios y aduaneros a la entidad.

De esta manera, con el reconocimiento por parte de la Superintendencia, dichas firmas lo pensaran dos veces antes de volver a utilizar la marca de la Dian, puesto que al usarla se exponen a que la entidad emprenda acciones legales en su contra.

De acuerdo con información de la entidad, al día de hoy se presentan problemas con el uso de la marca de firmas que utilizan el nombre de la Dian para ofrecer asesorías.

El aval de la marca lo dio el ente de control mediante la Resolución 6450 del 20 de febrero de este año y fue notificado al director de la entidad, Juan Ricardo Ortega.

En el documento se advierte que la marca tendrá vigencia de diez años contados a partir de la fecha de la resolución.

Según la Superintendencia de Industria y Comercio, una marca es una categoría de signo distintivo que identifica los productos o servicios de una empresa o empresario.

Su importancia radica en que ésta permite que los consumidores identifiquen el producto y lo recuerden, de forma que puedan diferenciarlo de uno igual o semejante ofrecido por otro empresario.

Para el ente de control, los consumidores son más propensos a adquirir un producto del cual recuerdan la marca que de aquellos que no logran identificar.

Así mismo, la marca representa en la mente del consumidor una determinada calidad del producto o servicio e incluso puede provocar alguna emoción en el consumidor.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?