| 11/5/2015 5:00:00 AM

América Latina y Colombia se rajan en emprendimiento

La falta de capital humano y la financiación para la primera empresa hace que la posibilidad de generar ideas innovadoras en la región sea muy limitada.

De los 56 países que se midieron en el Ranking de Emprendimiento Dinámico desarrollado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), hay que buscar de la mitad de la tabla de posiciones para abajo para poder encontrar a un país latinoamericano.

Entre las 15 naciones de la región, Colombia ocupó el puesto 5. Aunque ascendió 2 posiciones, aún está catalogada como un país de condiciones medio-bajas para el surgimiento de emprendimientos innovadores.

No es de sorprenderse ya que toda América Latina y el Caribe (ALC) están catalogados en bajo-medio o inferiores. Si se observa el rendimiento de los tres primeros de ALC y se compara al promedio de la región, la diferencia no es mucha.

En cambio, al comparar a los 3 mejores de la zona contra los mejores países a nivel internacional, en general, son superados abismalmente.

Países con similar nivel de desarrollo, como Estonia, Letonia, Tailandia o Malasia hacen parte de la mitad superior de las posiciones. Algo está sucediendo en América Latina que impide su desarrollo.

El director del Programa de Desarrollo Emprendedor (Prodem) del BID, Hugo Kantis, explica que entre las principales debilidades de la región se incluyen las deficiencias de capital humano emprendedor (la única categoría en la que Colombia, aventaja a sus vecinos) y el hecho de que las empresas existentes no generan este tipo de oportunidades dado que suelen tener un perfil poco innovador.

Lea también: ¿Por qué fracasan las Pymes en Colombia?

En los últimos años ha crecido el número de gobiernos que ha implementado programas de emprendimiento. Sin embargo, “los retrocesos más frecuentes se dan en capital social y en capital humano emprendedor, algo que inquieta dado que los avances en las políticas no suelen incluir a estas dos dimensiones tan críticas”, afirma Kantis.

Una región que quiere, pero no puede


El informe de Condiciones Sistémicas para el Emprendimiento Dinámico 2015 señala: “para que el emprendimiento dinámico gane escala y sea capaz de impactar en las sociedades latinoamericanas es fundamental ampliar, significativamente, las tres C del desarrollo emprendedor: Capital humano emprendedor; Capital social y Capital financiero (capital para invertir)”.

Regresando al capital humano, su ausencia es endémica en ALC. Colombia aventaja a toda la región con un puntaje de 42. El promedio regional es de 24 y el internacional de 71.

Otro de los indicadores en los que vale la pena destacar a Colombia, son las políticas y regulaciones. El papel del gobierno es significativo en los últimos años promoviendo el emprendimiento.

Los grandes logros del país van de la mano con las plataformas de ciencia, tecnología e innovación. Sus principales retrocesos incluyen las condiciones sociales y la facilidad para crear una demanda sostenible a los emprendimientos.

Es necesario facilitar el acceso al capital


El capital semilla es muy importante. Las compañías e instituciones que promueven estos modelos de emprendimiento tienen un papel fundamental en el desarrollo de la innovación en sus respectivas sociedades.

El BID destaca el programa iNNpulsa que ha cumplido 3 años promoviendo la mentalidad emprendedora, corrigiendo las fallas de los mercados de financiamiento y fortaleciendo las regiones donde hay posibles focos de nacimiento innovador.

Otro programa es Colombia CO4, el cual busca identificar los desafíos de las grandes empresas y empatarlo con propuestas de la comunidad empresarial.

En términos globales, tanto Colombia como AlC tienen todo lo necesario para volverse potencias de emprendimiento, con un apoyo más visible del sector privado, una cultura más arraigada al emprendimiento y facilidades económicas en sus países seguramente lo lograrán.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?