| 5/3/2012 10:00:00 AM

Los cinco desafíos del otro gigante asiático

Con más de 1.200 millones de habitantes, un crecimiento medio del 5,8% del Producto Interno Bruto en los últimos 20 años, India -uno de los BRICS- es considerada por muchos como un gigante emergente.

;
BBC
Menor crecimiento

Después de varias predicciones oficiales de que India crecería el 7,8% en 2011-12, el ministro de Hacienda finalmente admitió en su discurso sobre el presupuesto anual que el crecimiento sería del 6,9%. El número real puede ser inferior, del 6,5%, debido a un error estadístico sobre la producción de azúcar que redujo la cifra prevista del 6,8% al 1,1%.

A pesar de que la estimación de la agencia calificadora Standard and Poor 's para 2012-13 es de 5% o más, los economistas indios no se sorprenderían si la economía crece solamente el 4%. "Si las cosas siguen como están, en términos de decisiones políticas e inversiones, yo diría que la cifra puede ser de 3%", opinó un economista de una asociación empresarial líder.


Mayor inflación

La inflación de precios al por mayor, que es menos del 7%, podría aumentar al 10,9% en los próximos meses. La inflación en la venta de alimentos sigue siendo alta, en niveles de dos dígitos, y cualquier alza en el combustible (gasolina y gasóleo) en el futuro cercano acelerará ese fenómeno.

Una combinación de bajo crecimiento y alta inflación, o casi "estanflación", sería la peor pesadilla económica para el país.

Crecientes déficits fiscal y comercial


En 2011-12, el déficit fiscal se disparó de un proyectado 4,6% del PIB al 5,9%. Aunque el presupuesto de 2012 prevé que bajará al 5,1% en 2012-13, la mayoría de los economistas se muestran escépticos. Las reducidas tasas de crecimiento, que disminuyeron los ingresos estimados por el gobierno, y los gastos superiores a lo esperado, especialmente en los sistemas de asistencia para el empleo rural y el derecho a la alimentación, pueden hacer que el déficit suba en 2012-13, como sucedió en el anterior año fiscal.Aunque las exportaciones crecieron en el 20% en 2011-12, las importaciones aumentaron a un ritmo más rápido, y el déficit comercial subió a US$185.000 millones, el más alto en la historia del país.

Desde agosto de 2011, las reservas de divisas se han hundido desde US$322.000 millones hasta US$293.000 debido al elevado déficit comercial y otras salidas de divisas.


Parálisis de las políticas y retraso de las reformas

Discrepancias de la coalición, una oposición unida y denuncias de corrupción han obligado al gobierno a dar marcha atrás en las reformas económicas, incluida la inversión extranjera directa (IED) de varias firmas.
El principal asesor económico del Ministerio de Hacienda, Kaushik Basu, recientemente declaró en EE.UU. que el gobierno no puede continuar con las reformas hasta las elecciones generales de 2014. Más adelante, aclaró que esta aseveración fue sacada de contexto.

Sin embargo, hay una creciente convicción entre los partidos políticos y los economistas de que el gobierno sólo llevará a cabo reformas que sean aceptables para sus socios políticos. Perspectivas de Standard and Poor señalaron que sería más viable si el gobierno elevara los precios de venta del petróleo y redujera los subsidios a la energía como lo ha prometido.

Temores a la inversión

En 2011-12, el sector privado nacional no se fía de los compromisos de inversión. Muchas empresas han retrasado o postergado sus planes de invertir en la expansión o la construcción de nuevas fábricas.

En unas previsiones publicadas en abril de 2012, el Banco de la Reserva de India (RBI, por sus siglas en inglés) sostuvo que "las consultas con la industria y los bancos sugieren que la inversión en nuevos proyectos seguirá siendo lenta".

El banco central llegó a la conclusión de que un crecimiento económico inminente es poco probable y el ritmo de la recuperación es bajo. Existe el temor de que el presupuesto de 2012 con la presión impositiva a individuos y empresas a posteriori pueda ahuyentar a los inversionistas extranjeros.

Anteriormente, organizaciones mundiales de negocios, incluyendo la Confederación de la Industria Británica y el Consejo de EE.UU. para el Comercio Internacional escribieron una carta conjunta al primer ministro indio y al titular de Finanzas en la que manifestaban que, si se cambia la ley, "no se debe aplicar de forma retroactiva".

Las altas tasas de interés en los últimos dos años, aunque hubo un ligero descenso recientemente, han mellado aún más la demanda corporativa de crédito bancario y obligado a los consumidores urbanos a postergar sus compras de casas, automóviles y otros bienes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?