| 6/12/2015 12:00:00 AM

¿Qué cambió del plan financiero del gobierno para 2015 y qué se espera para 2016?

Un análisis de las cuentas del gobierno nacional en su plan financiero revisado para 2015 y su estrategia fiscal para 2016. Deuda, impuestos y más deuda, sobre todo interna.

El Gobierno Nacional radicó este viernes el Marco Fiscal de MedianoPlazo de 2015 - 2026 en las Comisiones Económicas del Congreso de la República, documento en el cual se programan los recursos necesarios para atender las obligaciones legales del Estado. A continuación el análisis de las crifras revisadas para el 2015 y las esperadas para 2016.

Principales cambios de 2015


Para 2015 inicialmente el gobierno tenía previstos ingresos por $139,8 billones y en la última actualización hecha hoy espera $131,3 billones, esto es $8,5 billones menos o un 6% menor.

En esa misma dirección, el gobierno tenía originalmente previsto un gasto por $159,2 billones pero lo ha reducido a $155,2 billones, con los cuales resuelve parcialmente la mitad de su caída en el recaudo de impuestos, la cual explica la caída en su proyección de ingresos. Por lo mismo el déficit fiscal previsto para este año sube a 3% del PIB.

La gran mayoría del recorte de gastos se da en la partida de funcionamiento y por ahora el gobierno no disminuye el monto de inversión de 2015 que asciende a más de $20 billones.

Para cubrir un mayor faltante el gobierno aumentará su endeudamiento. Contablemente aprovecha una mayor tasa de cambio pero en el fondo mantiene su financiación externa, cambia la composición al aumentar levemente la deuda contratada con entidades multilaterales y disminuir un poco el fondeo vía emisión de bonos en el exterior. Los desembolsos en dólares se destinarán como estaba previsto desde un principio a cubrir el pago de intereses y amortizar deuda contratada con el exterior.

El endeudamiento interno neto vía emisión de bonos de deuda pública (TES) aumenta pues una vez contempladas las amortizaciones, el monto de TES nuevos pasa de $12.5 billones a 13.4 billones.

Al gobierno le ayuda que ahora se esperan unas menores perdidas del Banco de la República, las cuales bajan en casi $420 mil millones y que vía operaciones de tesorería consigue casi $2,5 billones. Luego es por esta vía que consigue gran parte de los $4.5 billones que le hacían falta para cubrir los menores ingresos, una vez ajustado su gasto.

Aspectos relevantes de 2016

Lo primero es que el déficit del gobierno nacional aumenta a 3,6% del PIB. La cifra no solo es superior al 2,2% que esperaba el gobierno hace un año para 2016 sino que desde la crisis de 2009 resulta ser el mayor déficit. A su vez el faltante de 2015 de $23,9 billones (ingresos 131,3- gastos 155,2) se amplía a $31 billones el año entrante. Esto se explica porque mientras los ingresos aumentan $2,9 billones, los gastos aumentan $10 billones.

Los ingresos no aumentan en forma considerable porque hay una caída de casi $6,7 billones en los ingresos por utilidades de capital, es decir empresas como Ecopetrol. Esto hace que el esfuerzo tributario por aumentar el recaudo en casi $9 billones sea insuficiente para evitar la necesidad de un mayor endeudamiento.

Del aumento de gastos, $3,9 billones obedecen a un mayor egreso por intereses. Lo que en parte se explica porque la deuda neta del gobierno que en 2012 era de 33,5% del PIB en 2016 asciende a 37,1%.

En 2016 el gobierno disminuye en casi $5 billones su inversión, pero aumenta el monto que tiene que girar por transferencias en cerce de $10 billones.

En materia del mercado de renta fija, la cifra de emisión neta de TES en $13,6 billones es similar a la de 2015. Vía subastas de TES espera financiarse en $4 billones de pesos más que en 2015, por lo que la cifra asciende a casi $26.5 billones. Finalmente el gobierno aspira a cubrir otra parte de sus necesidades de financiación con $7 billones de deuda flotante y operaciones de Tesorería.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?