Dinero.com Revista Dinero

Las locomotoras del Gobierno Santos aún no despegan.

| 6/22/2012 7:00:00 AM

Las locomotoras siguen parqueadas

Pese a las buenas cifras que revela mes a mes el gobierno la realidad es diferente, las locomotoras del presidente Santos ni siquiera han arrancado. Dinero.com hace un análisis de los avances en los 22 meses del actual gobierno.

Entre los puntos principales se encontró que los proyectos de infraestructura aún no se han licitado, la innovación está en papel, varios sectores de la agricultura siguen con el agua al cuello, los grandes proyectos mineros están en veremos y en vivienda apenas se insinúan algunos macroproyectos

El dato del PIB del primer trimestre de 4,7% indica que la economía no la tendrá fácil. Ya el gobierno corrigió de 5% a 4,8% el dato final del 2012, esperando los coletazos de la crisis económica mundial.

A ello, se suman las dificultades internas que enfrenta el empresariado colombiano en cuanto a infraestructura deficiente, altos costos, revaluación, contrabando, informalidad, entre otros, que están empezando a impactar desfavorablemente la actividad productiva.

Aunque por ahora no hay señales claras de emergencia, ni se trata de entrar en pánico, la Andi asegura que resulta indispensable mantener un estrecho monitoreo de la actividad económica para identificar si se trata de una desaceleración transitoria o, si por lo contrario, el impacto es más duradero y exige acciones públicas y privadas.

Pero el mayor banquero del país, Luis Carlos Sarmiento, se mostró optimista frente al comportamiento económico, aunque reconoció que la crisis europea afectará. En todo caso, "estamos viviendo nuestro cuarto de hora", dijo.

De hecho, aseguró que el dato de crecimiento del primer trimestre del año de 4,7% fue "muy bueno, más de lo que se esperaba". "Claramente este año no se tendrá el mismo resultado que el año pasado, el comercio con Europa se va a disminuir. Para este 2012 esperamos un PIB entre 4,5% y 4,7%, pero Colombia es sorprendente y la cifra podría ser mayor, aún con la crisis externa", manifestó Sarmiento.

Más optimista todavía es el director del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Mauricio Santa María, quien argumenta que el crecimiento en el primer trimestre ha sido de ‘Prosperidad para todos’, al destacar entre los factores que permitieron ese buen comportamiento, el del consumo de los hogares.

Para el Director el diagnóstico es positivo si se mira el 6,1% de la actividad privada, “lo que nos muestra que la economía está creciendo bien. Además, es positivo, porque no vemos por ningún lado presiones inflacionarias y no estuvo sustentado en el gasto público. Esos dos elementos por si solos son fundamentales en cuanto a la solides del crecimiento”.

Santa María subrayó la importancia que tiene el crecimiento superior al 8% de la inversión extranjera, que como proporción del Producto Interno Bruto (PIB), alcanza niveles del 28%. “Es decir que de cada 100 pesos de la economía 28 son inversión y eso es un nivel muy alto”.


Minería, en veremos

La explotación de minas y canteras sigue siendo el “salvador” del PIB y en el primer trimestre no fue la excepción, luego de registrar un crecimiento de 12,4%, muy por encima del repunte de la economía en general.

El alza obedeció a un aumento en el valor agregado de carbón mineral en 14,1%, petróleo crudo, gas natural y minerales de uranio y torio en 10,5%, minerales metálicos en 31,4% y de los minerales no metálicos en 3,1%.

En cifras, todo bien. Sin embargo, hay que resaltar que la industria está preocupada por los grandes megaproyectos mineros, en especial por las crecientes restricciones ambientales.

De hecho, las autoridades negaron las ampliaciones de los proyectos carboníferos de Prodeco, Drummond y Vale en el Cesar, y el del billonario brasileño Eike Batista en La Guajira presenta conflictos con las comunidades afectadas. Eso sin contar con el oro, pues grandes proyectos como La Colosa y Angostura también enfrentan problemas.


Infraestructura, un puente quebrado

Claramente el país está rezagado. Según datos del Foro Económico Mundial Colombia es el tercer país de América Latina con la peor calidad en los ferrocarriles, puertos y vías.

Hoy el país solo invierte el 1% del PIB en proyectos, lo que corresponde a $6 billones, pero lo ideal es invertir el 3%. Las cifras indican que los recursos destinados entre el 2010 y 2012 han sido bajas, y según las cuentas del Gobierno el verdadero impacto se dará entre 2014 y 2017.

Lo bueno y lo malo es que en esta locomotora hay todo por hacer. En 2010 habían 6.030 kilómetros contratados en concesión y la meta para 2014 son 10.700. El cuello de botella ha sido el proceso para que las obras avancen y se concreten, para ello la esperanza está puesta en la Ley de Asociación Público Privada que pretende acabar con los anticipos, pagar por avance de obra y obligar a los contratistas a cumplir con estándares mínimos para que los usuarios sean los más beneficiados.

Según las cifras del primer trimestre, el 19,9% es para las obras en proceso; 14% para obras paralizadas y una caída en 1,4% para las obras culminadas. Al interior de las obras en proceso, las obras nuevas crecieron en 36,3%, las que continúan en proceso en 15,6%, y las que reinician proceso en 35,0%. Para el total del área censada, la variación respecto al trimestre inmediatamente anterior fue de 2,2%.


Agricultura, en medio de la tormenta

Ese sector no la ha tenido fácil en estos meses de Gobierno. El invierno más fuerte de los últimos 40 años no estaba en los planes de nadie. El golpe más fuerte ha sido por el café, debido a que la producción ha estado más abajo de lo proyectado, hoy debería estar produciendo 12 millones de sacos pero solo van en 7 millones anuales.

El PIB agropecuario en el primer trimestre sigue afectado por el comportamiento del café que cayó 26%. La cifra entre enero y marzo reportó una caída de 0,4%.  Entre febrero y abril el empleo en el sector creció solo 3,1%.

Aunque no todo es malo, en el trimestre móvil febrero - abril 2012 las ramas agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca e industria manufacturera contribuyeron en conjunto con 2,5 puntos porcentuales a la disminución de los cesantes.

La crisis económica de  Estados Unidos y la Unión Europea ha afectado las exportaciones de flores, que en el primer trimestre de 2012 disminuyeron 12,3%, especialmente las rosas frescas exportadas a Estados Unidos.

En los cultivos de ciclo corto, sobresale el aumento en la producción de maíz en 34,4%. La producción de papa  aumentó levemente en 1,5%, influenciado por la disminución de los precios pagados al productor; el algodón presentó un crecimiento del 27,6%  en el primer semestre; la producción de cacao en grano en el primer trimestre del año creció en 31,5%.

El fríjol cayó 0,7%, debido a problemas fitosanitarios y climáticos presentados en el semestre anterior y primer trimestre de 2012. La producción de banano de exportación disminuyó 1%, debido a problemas fitosanitarios en la zona del Urabá Antioqueño. La caída en la producción de palma de aceite en 5,6%.

El decrecimiento de 1,7% que presentó  la producción de caña de azúcar molida en el primer trimestre fue consecuencia de la humedad del suelo; la producción de leche cruda creció levemente en 1,9% durante el primer trimestre de 2012; la producción de huevos creció  1,5% y la carne de pollo 4,9% debido a mejoras en la productividad. Sin embargo, estas tasas pueden revertir su tendencia con la entrada de cuartos traseros provenientes de Estados Unidos.

Construcción, prendiendo motores

Las principales metas del Plan Nacional de Desarrollo para la locomotora de la vivienda fueron la construcción de un millón de unidades de vivienda (60% correspondientes a VIS), la habilitación de 7.000 hectáreas de suelo urbano para VIS y el desembolso de 780.000 nuevos créditos para vivienda nueva y usada.

Según Fedesarrollo, al hacer el seguimiento a las metas se muestra que entre el cuarto trimestre de 2010 y el cierre de 2011, se había iniciado la construcción de 279.933 unidades de viviendas nuevas, de las cuáles el 51% fueron VIS. Estos datos sugieren, por lo tanto, un buen ritmo en el sector hacia el cumplimiento de la meta del millón de viviendas, aunque la construcción de VIS está por debajo de la meta del 60%.

En todo caso, los subsidios a las tasas de interés hipotecarias y las viviendas gratis para la población pobre insinúan un impulso para el segmento VIS, pero ¿qué pasa con los proyectos para los demás segmentos cuando, además, se ha enfatizado en la falta de tierra para construir en las grandes ciudades?

Precisamente la escasez de área urbanizable es uno de los fenómenos que contribuye con los incrementos en el precio de la finca raíz.

Particularmente en el caso de Bogotá, la Lonja considera que el proceso de densificación de la ciudad, promovido por la administración distrital, puede desarrollarse paralelo a la implementación del plan zonal del norte, mediante el cual se incorporaría una cantidad de suelo a la ciudad, lo cual disminuiría en cierta medida la presión sobre los precios del suelo.

Pero según el gerente del Grupo Empresarial Oikos, Luis Aurelio Díaz, señala que para lograrlo “es fundamental y urgente, que el gobierno nacional y el gobierno local tengan visiones mas afines sobre el futuro, de lo contrario veremos una Bogotá en 1 ó 2  años  con una dinámica mas lenta en su desarrollo”. 

El aumento en el valor del metro cuadrado ha sido tan agudo que en algún momento se habló de una burbuja inmobiliaria, lo cual descarta la presidente de Unifianza, Clemencia Parra, reiterando que el problema es que si no hay tierra y la demanda sigue creciendo, la vivienda seguirá con tendencia al alza.


Innovación, solo está la ruta

Si el desarrollo de un país sólo se midiera en cuánto se invierte en ciencia, tecnología e innovación (C+T+I), Colombia sería un país rajado entre las naciones del mundo. Antes de la reforma a las regalías, un modesto 0,19% del PIB era la inversión total que la nación hacia en C+T+I. Sin embargo, el gobierno nacional se propuso convertir este tema en una de sus principales banderas, y la ‘locomotora de la innovación’ pasó a ser parte recurrente de los discursos del presidente Juan Manuel Santos.

Dos años después, aunque la locomotora no ha arrancado, se puede decir que el gobierno ha creado el mecanismo y la legislación para que funcione. Desde que se aprobó la ley que modifica el sistema de regalías en Colombia, un 10% del total de los recursos deben ser destinados a C+T+I, y cada departamento tiene su propia asignación de fondos que deben ser utilizados para mejorar en esta materia.

La ley creo un OCAD (Organo Colegiado de Administración y Decisión) conformado por miembros del sector educativo, departamental, gubernamental, y guiado por Colciencias, que debe definir en reuniones bimensuales si los proyectos presentados por cada región son aptos para recibir el dinero que el gobierno ha definido para esto.

El pasado jueves 14 de junio, se reunieron por primera vez los 17 miembros que este año harán parte de ese OCAD, y discutieron la reglamentación existente y las políticas que seguirán para escoger los mejores proyectos, que realmente impacten en la competitividad de las regiones y el país. En el papel, la idea es hacer énfasis en ideas presentadas por varios departamentos y que sean transversales a todo el país o a una parte importante de él.

Si todo funciona bien, y el sistema se blinda de la corrupción, ineficiencia y de apoyar proyectos pequeños y poco importantes, cuando la locomotora arranque, el porcentaje del PIB utilizado en C+T+I se ubicará en 0,5%,  lo que significará un verdadero impulso en esta materia y en el desarrollo del país.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×