| 5/17/2016 12:42:00 PM

Las capitales peor comunicadas por vía aérea de América Latina

Los habitantes de Brasilia tienen múltiples razones para estar orgullosos de su ciudad, incluyendo el hecho de que en 1987 fue designada por la Unesco como patrimonio de la humanidad.

;
BBC

La capital de Brasil, levantada desde cero en la segunda mitad de la década de 1950, es una obra maestra de la arquitectura y el urbanismo.

Sin embargo, a juzgar por sus conexiones aéreas internacionales con el resto de sus pares en América Latina, Brasilia no parece la capital del país más grande y rico de la región sino de un país pequeño y pobre.

Un análisis de BBC Mundo de los vuelos directos entre las capitales latinoamericanas, realizado a partir de datos obtenidos de la consultora de aviación internacional OAG, ubica a Brasilia como la tercera ciudad peor comunicada de la región.

La capital brasileña apenas dispone de vuelos directos a Buenos Aires, La Habana y Panamá, lo que la deja sin conexión con el resto de sus socios de Mercosur (Uruguay, Paraguay y Venezuela), así como de otros países vecinos como Bolivia, Perú o Colombia.

Pero no es la capital de país peor situada en el ránking.

Ciudades peor conectadas

1.La Paz, Bolivia y Puerto Príncipe, Haití (puesto compartido).

3.Brasilia, Brasil.

4.Tegucigalpa, Honduras

Pobres y aislados

La lista de las capitales de América Latina peor comunicadas la encabeza Puerto Príncipe.

La capital de Haití, el país más pobre de la región, sólo tiene conexiones aéreas directas con Santo Domingo, capital de la vecina República Dominicana, y con Ciudad de Panamá.

Al mismo nivel está La Paz (aunque la capital oficial de Bolivia es Sucre), donde se asientan los poderes Ejecutivo y Legislativo de Bolivia, que apenas cuenta con vuelos directos hacia Bogotá y Lima (capitales de Colombia y Perú, dos de sus socios en la Comunidad Andina de Naciones).

La ciudad boliviana no tiene vuelos directos a las capitales de ninguno de los países de Mercosur, grupo al que se encuentra en proceso de adhesión, ni siquiera hacia aquellos con los que comparte frontera como Paraguay, Brasil ni Argentina.

Tegucigalpa y Asunción cierran la lista de las cinco capitales peor comunicadas de la región.

La capital de Honduras, el segundo país más pobre de América Latina, sólo dispone de vuelos directos hacia capitales centroamericanas: Ciudad de Guatemala, Ciudad de Panamá, San José y San Salvador.

Por su parte, la capital paraguaya sólo está conectada con sus pares de los miembros originales del Mercosur (con excepción de Brasilia), Lima, Chile y Panamá.

Panamá, el centro aéreo del continente

Ciudad de Panamá encabeza la lista de las capitales latinoamericanas mejor comunicadas por vía aérea.

Desde allí se puede tomar un vuelo directo hacia todas las capitales de la región con la excepción de La Paz, lo que la convierte en el principal centro de conexiones de América Latina.

En segundo lugar están empatadas Ciudad de México, Lima y Bogotá. Cada una cuenta con vuelos directos hacia 13 de las otras 19 capitales de la región.

Contrariamente a lo que podría pensarse, la quinta capital más conectada de América Latina no pertenece a Argentina (que es la tercera economía de la región), ni a Chile (el país más rico en términos de riqueza per cápita), ni a Venezuela (el país poseedor de las mayores reservas de petróleo del mundo). Es La Habana.

La capital cubana cuenta con vuelos directos a 11 de las otras 19 capitales de la región, incluyendo las correspondientes a 9 de las 10 principales economías latinoamericanas, con la única excepción de Chile.

Ciudades mejor conectadas

  1. Ciudad de Panamá.
  2. Ciudad de México.
  3. Lima, Perú.
  4. Bogotá, Colombia.

A juzgar por las conexiones aéreas, la integración regional no levanta el vuelo en América Latina.

La Alianza del Pacífico –formada por México, Colombia, Perú y Chile– es el único grupo de la región en el cual todas sus capitales están plenamente conectadas entre sí por vía aérea.

En el caso del Mercosur, sólo Buenos Aires cuenta con vuelos directos hacia las capitales del resto de socios (Uruguay, Paraguay, Brasil y Venezuela).

De los países de la Comunidad Andina, sólo Perú y Colombia cuentan con conexiones directas con las capitales de los demás socios (Bolivia y Ecuador).

En el caso del Sistema de Integración Centroamericana (formado por Panamá, Nicaragua, Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica y República Dominicana), las capitales mejor conectadas con sus pares son San Salvador y Ciudad de Panamá, pues cuentan con vuelos directos a cinco de seis destinos.

Desde San Salvador no hay conexión con Santo Domingo y desde Ciudad de Panamá no hay trayecto directo hacia Managua.

Pese a que su discurso hace más hincapié en la "hermandad de los pueblos" que en la integración económica, los ciudadanos de los países pertenecientes a la Alianza Bolivariana para las Américas (Alba) no lo tienen fácil al momento de viajar de un país a otro.

La Habana -con vuelos a Caracas, Managua y Quito- es la capital mejor conectada con el resto de socios, pero aún le falta tener vuelos directos a La Paz para lograr la cobertura completa.

Un elemento que destaca en el caso del Alba es que, con excepción de Nicaragua, todos los países miembros cuentan con una línea aérea estatal que realiza vuelos internacionales.

Una de estas compañías, la ecuatoriana Tame, cubría la ruta Quito–Caracas, pero dejó de hacerlo en 2014 por la negativa del Banco Central de Venezuela a transferirle US$43 millones en pagos por deudas pendientes acumuladas debido al control de cambios que existe en Venezuela.

Una muestra de que la integración regional aún le faltan muchas más horas de vuelo.

Lea también: Transporte aéreo en Colombia creció un 9,4 % en el primer trimestre de 2016.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?