| 12/21/2013 8:59:00 AM

Bancos en quiebra protegidos

Los líderes de la Unión Europea reunidos en Bruselas acogieron con satisfacción la aprobación de un nuevo acuerdo bancario refrendado por los ministros de finanzas de los países de la eurozona.

La decisión es un intento por evitar que los gobiernos y contribuyentes vuelvan a pagar por las crisis del sector financiero. "Es un paso importante", afirmó al término de la reunión el ministro de Economía español, Luis de Guindos.

El instrumento acordado es el segundo pilar de la Unión Bancaria, después de que hace unos meses se sentaran las bases para una supervisión única de los grandes bancos, una tarea que llevará a cabo el Banco Central Europeo a partir del próximo noviembre.

El principal instrumento del MUR, que entrará en vigor en 2016, será un fondo de resolución único financiado por los bancos. Ese fondo de resolución comenzará a funcionar en 2016 en forma de fondos nacionales, que serán los primeros en responder por sus bancos en problemas. Pero progresivamente se podrá recurrir cada vez más a los fondos de otros países, hasta que en 2026 todos converjan en un fondo único. Esta entrada en vigor progresiva fue una exigencia de Alemania, reticente a la creación de un fondo único.

"Cortafuegos", por definirse en 2026

En 2026, el fondo único tendrá unos 55.000 millones de euros, a los que España contribuirá con cerca de un 15 por ciento (unos 8.500 millones), mientras que Alemania y Francia aportarán aproximadamente un 25 por ciento cada una.

"Lo que estamos buscando aquí es que no vuelva a ocurrir lo que ha ocurrido en el pasado", dijo el ministro español en referencia a los rescates bancarios que han pagado los gobiernos europeos en los últimos años. "El fondo de resolución se va a pagar con contribuciones de la banca", agregó.

Además existirá una red de seguridad o "cortafuegos" de dinero público a la que se podrá recurrir en último caso para liquidar un banco si el fondo único resulta no ser suficiente. Ese cortafuegos, al que se oponía en un primer momento Alemania, todavía está por definirse y entraría en funcionamiento en 2026.

Entre 2016 y 2026 -cuando sólo existan fondos nacionales- el cortafuegos se financiaría con fondos nacionales, impuestos a la banca o con el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). Después, con el fondo único ya en funcionamiento como tal, éste podría endeudarse con garantías de los estados miembros, informaron fuentes europeas.

Los primeros en responder serán los accionistas senior

De cualquier forma, antes de que se pueda recurrir al fondo o e al cortafuegos, los primeros en responder a los problemas de un banco serán sus propios accionistas y bonistas sénior. Los ahorristas con depósitos menores de 100.000 euros pueden estar tranquilos, pues estarán protegidos en cualquier caso. Además podrán acceder a sus ahorros en un plazo de siete días hábiles, en lugar de 20.

Para decidir cuándo y cómo debe liquidarse un banco se creará una Autoridad Única de Resolución. La Comisión Europea podrá objetar sus decisiones aunque la última palabra la tendrá el Consejo Europeo –los 28 estados miembro- como exigía Alemania. Para que el mecanismo sea efectivo habrá un sistema de emergencia rápido, con lo cual la decisión sobre la liquidación de un banco podrá tomarse en unas 24 o 36 horas.

DW/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?