| 11/25/2015 12:05:00 AM

¿Cuál es la mejor política para incentivar la creación de empleo?

Definitivamente no son los subsidios. En medio de la desaceleración económica los países latinoamericanos deben apostar sus esfuerzos en estas políticas para mejorar el empleo. Dada la alta tasa de informalidad y desempleo, sobre todo en jóvenes.

Pocas regiones en el planeta tienen una deuda tan alta como la que tiene América Latina con sus trabajadores. Datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) revelan que solo en la población joven 22 millones ni estudian ni trabajan (el 20%).

Pero la deuda no involucra solo altas tasas de desempleo y la poca capacidad de inserción laboral, también está relacionada con la calidad del empleo. De hecho es inclusive vergonzoso para la zona que la elevada informalidad y los empleos de mala calidad son las características que mejor definen el mercado laboral de Latinoamérica.

Por esta razón el 38% de la población que pertenece a la clase media se encuentra en condiciones vulnerables ya que solo dispone entre US$4 y US$10 al día.

Teniendo en cuenta las afirmaciones del Banco Mundial: “América Latina no puede perder todo el progreso social que ha consolidado durante la época de la bonanza” para los países de la región la desaceleración económica representa un peligro importante para el mercado laboral.

Tan solo en Colombia la tasa de desempleo ya regreso al 9% en septiembre, el desempleo de la juventud supera el 15% y la informalidad no deja de ganar velocidad.

Lea también: Más informalidad y menos calidad de empleo en Colombia

¿Qué hacer?

Las herramientas encargadas de hacer el mercado laboral más eficiente se llaman las Políticas Activas del Mercado Laboral (PAML). Aunque han ganado mucha popularidad en los últimos años para combatir los problemas laborales ¿Cuál PAML es la mejor?

Investigaciones como “What Works? A meta analysis of recent active labor market program evaluations” en la que se analizan más de 526 evaluaciones en 3 continentes (incluida América Latina) arrojan algunas luces en el asunto.

En términos generales las políticas más efectivas son la asistencia a la búsqueda de empleo seguida por la capacitación en aula o en planta. Por el contrario las menos efectivas son los subsidios para la creación de empleo.

El problema con los subsidios es que tienden a alargar el tiempo que dura el desempleo ya que reducen los esfuerzos de las personas por encontrar una nueve fuente de ingreso. El problema se agrava cuando los subsidios son indefinidos.

Si el objetivo es generar empleo en el corto plazo, capacitar no es la mejor opción ya que incluso puede llegar a ser contraproducente, como explica Rafael Novella, consultor de la Unidad de Mercados Laborales del BID.

Esto se debe a que el tiempo que los desempleados pueden utilizar para buscar empleo se reduce por la asistencia a los cursos de capacitación. Sin embargo, dos años después de finalizada la capacitación esta política es muy efectiva.

¿Cómo hacerlo?

Los hallazgos de la investigación resultaron fundamentales para América Latina, especialmente porque es donde la mayoría del gasto en PAML se destina a programas de capacitación.

Y hay que ser cuidadosos en implementar los cursos de capacitación. Si son demasiado extensos es posible que las personas ingresen en el mercado informal para poner fin a un periodo de tiempo sin ingresos.

De otra forma si son muy cortos, las personas capacitadas pueden incrementar su riesgo de rotación laboral al no estar del todo entrenadas para afrontar un nuevo empleo. Una persona capacitada difícilmente ingresará en el mercado informal, afirman estudios del BID.

Incluso, el estudio reveló que la capacitación tiene efectos muy positivos en las mujeres y en los grupos con desempleos más extensos. Caso contrario para los jóvenes donde se evidenció un impacto mucho menor.

¿Por qué? La razón se corresponde con el límite de las PAML. Existen todavía grandes vacíos de conocimiento en determinadas intervenciones o en el impacto que estas tendrán. La evidencia regional es muy limitada en la actualidad y se aconseja manejar políticas mixtas entre capacitación e intermediación.

Por tanto se debe seguir invirtiendo en mejorar los servicios públicos de empleo para facilitar el acceso a nuevos puestos de trabajo, resalta Novella.

Lea también: Estar desempleado por mucho tiempo puede cambiar la personalidad





¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?