| 10/19/2015 12:00:00 AM

¿La inflación de septiembre fue una alteración transitoria?

Los efectos del dato de inflación de septiembre se pudieron medir en la última encuesta de pronósticos económicos de 2015 y 2016 realizada por el Banco de la República. Todo apunta a que el dato no fue una excepción y el mercado espera la reacción de la Junta Directiva. ¿Cuáles han sido las ciudades más y menos afectadas por el Niño y el dólar?

Uno de los aspectos más relevantes del dato específico para septiembre, en que la inflación mensual  pasó de 0,14% a 0,72%, es que obedeció en 55% a alimentos. Es decir, el doble de lo que pesa la categoría en la canasta familiar. Aunque el dato parece particular no lo es. Los alimentos fueron los responsables del 46% de la aceleración en la inflación anual de 2,86% un año atrás a 5,35% este año, 8 de las 9 categorías o el 95% de la canasta básica familiar presenta un nivel de inflación superior a la meta del Emisor.

Septiembre ha dejado huella en la última encuesta del Banco de la República

Aunque desde el 27 de agosto la tasa representativa del mercado del peso-dólar (TRM) ha descendido y el peso se ha apreciado desde su máximo nivel un 11%, el último informe de expectativas de 35 analistas encuestados indica que un grupo importante de los encuestados no cuenta con un fuerte proceso de apreciación adicional que genere una importante desinflación. Sin embargo, el fuerte movimiento alcista que se observó este año tampoco se reditaría en 2016.

Por otro lado, un 40% de los encuestados espera que el crecimiento económico de 2015 sea superior al 2,8% que tiene previsto la autoridad monetaria y un 69% espera que en 2016 no haya una importante desaceleración adicional.

Sumado al Fenómeno de El Niño, estos pronósticos indican que es razonable que un 63% espere que la inflación cierre en 2015 por encima de 5,5%. Aunque no todo explicado por alimentos, un 81% espera que igual la inflación sin alimentos cierre por encima de 4%. Para 2016 un 25% cree que nuevamente no se cumplirá la meta.

El dato de septiembre eleva la posibilidad de que la inflación cierre por encima de 5,5% y se acerque a 6%. Alberto Bernal de Bulltick, espera que la inflación cierre en 5,65%, considerando que la tasa de interés del Banco de la República debería llegar a niveles de 5,75% a mediados del año entrante cuando actualmente está en 4,75%. Otras entidades como Bancolombia esperan que la tasa de referencia suba pero a 5,25%.

Fuente: Dane, cálculos Dinero

Sin embargo, el efecto de una mayor inflación no solo se observa en los pronósticos de variables o en los posibles aumentos de tasas de interés del Emisor. Infortunadamente, ya genera complejidades como la discusión del salario mínimo del año entrante.

También genera situaciones dispares y complicadas para el poder adquisitivo, la capacidad de consumo y la capacidad de cumplir con las obligaciones de diferentes grupos de la población, pues la inflación de unas ciudades es especialmente más alta, también explicado por una fuerte escalada de los alimentos.

 
Fuente: Dane, cálculos Dinero

Por ejemplo, en los últimos 12 meses mientras la inflación en Colombia llega a 5,35% y la de alimentos sube a 7,3%, la inflación de Manizales alcanza a ser del 6,59% y la de alimentos allí se trepa a 9,55%. La situación de Sincelejo es peor pues allí la inflación total se ubica en 6,72% y la de alimentos en 10,16%. Otras ciudades con inflación alta de alimentos son Montería (9,58%), Quibdó (9,2), Pasto (8,75%) y Valledupar (8,43%).

Por el contrario, la inflación de Tunja es la más baja del país con 4,29% y una inflación de alimentos de 5,45%.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?