| 8/2/2016 12:01:00 AM

Sociedad de Agricultores advierte que el presupuesto se quedó corto

La Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) expresó su preocupación por la reducción del 33,6% en el presupuesto para las actividades agropecuarias, lo cual aumentaría los problemas del sector de cara a un eventual escenario de posconflicto.

De acuerdo con el proyecto de ley, presentado la semana pasada por el Gobierno Nacional al Congreso, el presupuesto total sería de $224,4 billones. Esto representaría el tercer año consecutivo de recortes de inversión pública en Colombia.

La Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), en representación de más del 75% del sector agropecuario colombiano, expresó en un comunicado su preocupación por el descenso del 33,6% del presupuesto público para el agro, que pasó de $2,5 billones en 2016 a $1,7 billones en 2017.

Según la SAC esta es una reducción que deja a la institucionalidad pública del sector en una grave situación, pues sería el momento de poner en marcha distintos proyectos y el trabajo de diversas instituciones para dotar de oportunidades a la población rural.

“Si bien comprendemos el papel que ha tenido la caída en los precios internacionales del petróleo en la reducción en los ingresos del Estado, vemos con preocupación estos recortes radicales contribuyen a profundizar y agravar las dificultades presupuestales e institucionales del sector agropecuario para encarar sus principales desafíos”, anunció el presidente de la SAC, Rafael Mejía López.

Finalmente la SAC anunció que urge el fortalecimiento de la institucionalidad rural para dotar de oportunidades a la población que vive en estas zonas y darle un uso productivo a la tierra. “Esto no se logra con un presupuesto en descenso”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?