| 5/24/2016 12:01:00 AM

La herramienta que permite una mayor eficiencia del consumo energético

Ante un aumento de la población se hace necesaria una mayor eficiencia energética. Por esto, el Banco Mundial creó una nueva herramienta para que las ciudades realicen una evaluación eficiente del gasto en energía en sectores como el alumbrado público, el transporte y los edificios.

Alrededor del mundo las ciudades son las mayores consumidoras de energía, ya que gastan casi dos tercios de la energía global. Según cifras del Banco Mundial, no solo son las más grandes consumidoras, sino que además son responsables del 70% de la emisión de los gases de efecto invernadero.

Las previsiones indican que en los próximos 30 años, habrá 2.000 millones de personas más en las ciudades a nivel global. Por estas razones, es indispensable la utilización eficiente de la energía.

En un reciente artículo, el Grupo del Banco Mundial anunció la creación de una herramienta online para que las ciudades y sus gobernantes puedan hacer una evaluación rápida del gasto en energía por sectores. Dicha herramienta es conocida como (Trace).

La especialista sénior en energía del Banco Mundial, Janina Franco, aclaró que “es una herramienta que da un diagnóstico rápido del consumo de energía de los municipios”. Con esta nueva herramienta es posible realizar la medición del consumo de energía en los siguientes sectores:

  • Transporte público y privado.
  • Gestión de residuos sólidos.
  • Alumbrado público.
  • Aguas residuales.
  • Energía y calor.

“Con una evaluación rápida, la herramienta permite a los gobernantes locales ver los sectores que podrían tener mayores oportunidades de eficiencia energética para su municipio, dependiendo de la proporción de energía consumida en un sector, los ahorros potenciales, pero también el grado de autoridad y control que tiene el municipio en cada sector”, plantea el Banco.

A pesar de que los resultados de la medición varían dependiendo de la ciudad, con el uso de esta herramienta se puede conocer de una manera más clara cuales son los sectores que pueden resultar más estratégicos, en cual existe un bajo rendimiento y en cual se debe priorizar. Además, contribuye a la ciudad a evaluar la mejoría y el potencial de ahorro.

Según el Programa de Asistencia para la Gestión del Sector de Energía (Esmap, por sus siglas en inglés), Trace consta de tres módulos:

  1. Evaluación comparativa de energía: este módulo tiene una base de datos de 28 indicadores clave de rendimiento recogidos de 64 ciudades. Los datos se introducen en la herramienta y de esta forma se analiza el consumo de energía de la ciudad de referencia contra una serie de ciudades ‘pares’.
  2. Sector de priorización: según Esmap, este módulo de Trace utiliza "intensidad relativa de energía", "el gasto de energía del sector," y "control de autoridades de la ciudad" para dar prioridad a los sectores con mayor potencial de la eficiencia energética. Con estas funciones nombradas anteriormente, se permite al usuario mirar la cantidad de dinero que la ciudad gasta en el sector e indicar la cantidad de control que la autoridad de la ciudad tiene en el sector.
  3. Selección de intervención: en este módulo se dan una serie de recomendaciones y es la etapa de evaluación de ahorro de energía que permite al usuario cuantificar el potencial de ahorro de energía utilizando hojas de cálculo que vienen con Trace.

Este proceso de revisión final permite a las autoridades de la ciudad evaluar la viabilidad de las recomendaciones con el fin de llegar a una lista final de las acciones de los sectores priorizados.

De acuerdo con información del Esmap (que es un fondo fiduciario de múltiples donantes administrado por el Banco Mundial), Trace se ha desplegado en 27 ciudades de África, Asia, Europa, Asia Central y América Latina. Entre las latinoamericanas se encuentran ciudades como Medellín, Bogotá, Rio de janeiro,  Belo Horizonte, León y Puebla (ciudades correspondientes a Colombia, Brasil y México).

Lo que vale la pena tener en cuenta en Colombia

Según el Banco Mundial, los resultados de la herramienta indican que Bogotá tiene uno de los sistemas de agua potable más eficiente con respecto a la energía y es una de las ciudades donde menos se consume agua (por habitante y por día).

Sin embargo, existe un problema en cuanto a que casi el 35% del agua en la ciudad se pierde por tuberías en mal estado, “así que para mejorar la eficiencia se recomienda, entre otras medidas, implementar un programa que identifique y repare las fugas en el sistema”, indica el Banco.

Por otro lado, entre las recomendaciones potenciales para ahorro energético se encuentra la expansión de redes como las rutas especiales para bicicletas, dado que el transporte público y privado en la capital colombiana, (más de 1,5 millones de vehículos), consume alrededor del 67% de la energía.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?