| 4/12/2010 8:00:00 AM

La fórmula para la prosperidad es la complejidad: Hausmann

La manera para que Colombia crezca es diversificar y hacer más compleja la economía. El gobierno tiene que facilitar la aparición de actividades nuevas y percibir problemas de una forma más acelerada. Una entrevista con el profesor de Harvard, Ricardo Hausmann.

Ricardo Hausmann, venezolano, profesor de la universidad de Harvard es la voz más autorizada en temas de desarrollo económico de la región. Desde hace años trabaja en resolver el problema que comenzó con la ciencia de la economía: qué hace ricas a las naciones.


Su respuesta, aplicable al caso del crecimiento en el caso colombiano, es relativamente igual desde hace tiempo, pero cada vez tiene matices más prácticos, más enfocados en lo que el gobierno debe y puede hacer para conseguir el bienestar de sus habitantes.

 

¿Cuál es la forma para que las economías crezcan?
Lo que tenemos que entender es que lo que genera la riqueza y el crecimiento es la complejidad. Mientras más diversificada, más compleja, más variada sea una economía, más complejas pueden ser las cosas que la economía hace.

 

Los productos son complejos porque requieren muchas destrezas distintas, muchas capacidades distintas, muchos tipos de insumos distintos y esos los generan las economías más diversificadas. Ese es un rol central de estrategia.

 

¿Y en qué queda la idea de la especialización?
Creo que los países se han equivocado pensando que se tienen que especializar en algo. No. Se tienen que diversificar. Las empresas se tienen que especializar, las personas se tienen que especializar, los países se diversifican. Tienen personas especializadas en una variedad creciente de cosas.

 

Pero diversificarse no es tan sencillo...
El problema del aumento en la diversificación es el del huevo y la gallina. Para hacer nuevos productos tiene que desarrollar nuevas capacidades personales, capacidades organizacionales, empresariales y sociales. Pero el problema es que no puede hacer nuevos productos porque no tiene las capacidades que esos productos requieren y no tiene ningún incentivo en acumular esas capacidades porque los productos que las van a usar todavía no existen.

 

El problema está en cómo organizar a la sociedad para tener la capacidad de resolver ese problema del huevo y la gallina. Cómo desarrollar estrategias que minimicen la dificultad de ese problema y maximicen la probabilidad de resolverlo y eso lleva a un set de iniciativas muy distintas a la pura ortodoxia tradicional.

 

Usted decía hace unos años – como ahora -, que lo clave para el desarrollo estaba en permitir la aparición de nuevos sectores, pero que la función del gobierno era la de permitir que los empresarios tomaran riesgos y que se equivocaran. ¿La receta sigue igual?
Lo que pasa es que hemos seguido investigando. Por eso la pregunta es, ¿por qué estas empresas tienen dificultad para hacer cosas nuevas? Es porque no consiguen en el mercado o en la regulación lo que necesitan.

 

Por ejemplo, si quieres exportar flores, necesitas un hangar frío en el aeropuerto y no puedes construir el hangar porque no eres dueño del aeropuerto y si el aeropuerto es del estado y al estado no le da la gana, o es de un privado y el privado tiene otras prioridades, no esta dada la opción de poner las flores en un sitio refrigerado en el aeropuerto.

 

Segundo necesitas unos permisos fitosanitarios. Pero si yo corté la flor hoy y tiene que salir la flor mañana, el permiso tiene que salir rápido. Esa es una función de gobierno. Los gobiernos tiene que educar, tienen que dar salud y seguridad, pero permisos fitosanitarios también en menos de 24 horas ¿Cómo se hace eso?

 

Nadie está en el negocio de crear estas capacidades y esos servicios, a menos de que haya una industria que la requiera. Pero si la industria no existe, nadie la ofrece y si no se ofrece, la industria no puede existir. Ese es el problema del huevo y la gallina.

 

¿Cómo se rompe el ciclo?
Entonces la idea es que esto se rompe moviéndose de los productos que ya se saben hacer, hacia productos que en cierto sentido están cerca en términos de las capacidades que se requieran. Los micos saltan distancias cortas.

 

Lo que está haciendo Colombia es preguntarse si yo quisiera moverme en esta dirección, si yo quisiera desarrollar el sector de servicios médicos o el sector de cosméticos, déjame ver qué cosas voy a estar necesitando que de pronto no hay para ver si yo puedo coordinar la aparición del producto con la aparición de las capacidades.

 

¿Y la forma de crecer es cuál?
Mejorar la capacidad de coordinación es una estrategia. Una de las formas como lo hicieron por ejemplo los coreanos o los japoneses, que tienen estas empresas gigantescas y entonces se vuelve un problema de coordinación interna de las empresas. Pero para sectores más pequeños se hace más difícil, sobre todo sectores nuevos que están empezando en algún sitio.

 

Entonces es importante para avanzar en esta dirección, que los gobiernos tengan mayor capacidad de reacción ante la aparición de dificultades, ante la aparición de problemas y la aparición de oportunidades.

 

Si tú te haces la siguiente pregunta: Tú pones sin querer la mano en una estufa caliente, a 400 grados centígrados ¿Qué tan grave va a ser la quemada? La respuesta obviamente es, depende. De cuándo te enteras que tienes la mano en la estufa caliente y cuanto tiempo te demora moverla. Piensa igual en un gobierno. Cuándo se entera un gobierno de que hay un problema y cuánto tiempo le toma reaccionar.

 

Esa capacidad de reaccionar de los gobiernos es crucial para la competitividad, porque es muy difícil hacer la lista ex ante de las cosas que va a necesitar alguna nueva actividad productiva futura que nadie imaginó. Lo que sí es posible es que cada vez que aparezca un problema, que tu te enteres rápido y lo resuelvas. Es lo que deberíamos estar midiendo en términos de capacidad de gobierno. Es la capacidad de identificar problemas y resolverlos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?