| 1/12/2013 5:00:00 AM

La firma extravagante detrás del poder

Los billetes de dólares, de cualquier denominación, tienen dos firmas: una, del tesorero de Estados Unidos y la otra, del secretario del Tesoro. Es decir, que si el nominado del presidente Barack Obama, Jack Lew, es ratificado por el Congreso, su firma será una de las más extravagantes jamás impresas en los billetes verdes.

;
BBC

Muchos estadounidenses ya están expresando su disgusto ante la firma de Lew, calificándola de "ridícula", de sólo pensar que la verán cada vez que necesiten dinero.

De hecho, cuando Obama presentó su nominación, además de decir "Jack cuenta con toda mi confianza", bromeó que cuando se dio cuenta de la firma de su hasta ahora jefe de gabinete de la Casa Blanca "consideré retirar mi oferta de nombrarlo".

Así como en la última generación de billetes figura la firma electrónica del secretario del Tesoro saliente, Timothy Geithner, cada billete que se imprima durante su permanencia en el puesto llevará el garabato de Lew.

"Un poco tonta"

La firma de Jack Lew reemplazaría a la de Timothy Geithner en todos los nuevos billetes. Su firma se puede describir como una serie de remolinos y parece un resorte en espiral.

Incluso el periódico The New York Times sugirió que Lew cambie su firma, pero ya hay una petición para protegerla.

La BBC entrevistó a Emma Bache, una grafóloga, quien admitió que la firma es "un poco tonta e inusual, porque no se puede leer el nombre".

Pero mientras que muchísimas firmas resultan ilegibles, Bache opinó que Lew no debería cambiar la suya.

"Una firma es como uno quiere ser percibido por otras personas, no es necesariamente un reflejo de la personalidad", expresó. "Podría cambiarla, pero ya no sería él. No es como en el caso de las mujeres que cambian de firma cuando se
casan y adoptan el apellido de sus maridos".

"Esta firma en particular es bastante interesante", agregó la grafóloga. "Me parece como una máscara, tal vez está ocultando sus sentimientos".

Pero la labor de un secretario del Tesoro no es mostrar sus sentimientos, sino manejar las finanzas del país más poderoso del mundo, que actualmente no termina de salir de una grave crisis económica.

La verdadera prueba de fuego de Lew, si el Congreso acepta la nominación, será sacar adelante a Estados Unidos de más de un precipicio fiscal, con lo cual el asunto de la firma resulta absolutamente irrelevante.

Al menos es sólo la firma lo que aparece en los billetes, no la cara: el billete de US$10 lleva el rostro del primer secretario del Tesoro de EE.UU., Alexander Hamilton. 

                                                               

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?