| 1/18/2016 12:05:00 AM

¿Por qué el futuro económico depende de las ciudades?

En los últimos años los países han movilizado a millones de personas a los centros urbanos. Sin embargo, en el futuro los países en desarrollo serán los que aumentarán su población urbana y las dificultades son evidentes. Entonces, ¿Qué medidas tendrán que adoptar para salir bien libradas?

La urbanización juega y jugará un papel determinante en el éxito o fracaso económico de las naciones durante los próximos años. Además, el desarrollo se ganará o se perderá en la metrópoli, según Robert Muggah, quien apoya una iniciativa del Banco Mundial y la Universidad de las Naciones Unidas sobre las ciudades frágiles y resistentes.

Muggah, asegura que el mayor crecimiento de la población en los años siguientes se producirá en crecientes ciudades de África y Asia. Por el contrario, en ciudades de América del Norte y Europa Occidental se observará un retroceso de la población.

Lea también: India, obligada a crecer más

La evolución del traslado de las personas a las ciudades ha sido a gran escala. Para los años 1800s tan solo el 3% de los habitantes a nivel mundial vivía en las ciudades. Posteriormente, hacia 1960 la población urbana significaba aproximadamente un 33%, pero hoy, más del 50% de la población mundial lo hace.

Fuente: Banco Mundial, cálculos Dinero

Muggah afirma que en la actualidad, hay más de 4000 ciudades con más de 100.000 habitantes.

Las proyecciones sorprenden

Según el informe sobre La situación demográfica del mundo de las Naciones Unidas, se proyecta que para el 2050 la población urbana mundial ascienda a 6.300 millones de personas. De igual forma, se proyecta que para ese año la población se estabilice en 9700 millones de personas, lo cual señala que la población urbana representará aproximadamente el 65% del total.

Las mega ciudades o megalópolis han incrementado su número de habitantes constantemente durante los últimos años, además su importancia económica genera interés por las personas para desplazarse a ellas.

Para el año 2014, Tokio fue la ciudad más poblada del mundo con 37,2 millones de habitantes, seguido de Nueva Delhi, Ciudad de México y Nueva York. Se proyecta que para 2025 Tokio continúe siendo la más poblada, seguida de Nueva Delhi y Shanghai, según las naciones unidas. 

En el caso de Colombia, se espera que la población llegue a los 53 millones de habitantes en el 2030 y alcance su punto máximo en el 2050, unos 55 millones de personas. Si hoy, la población urbana en Colombia alcanza el 76% del total, es muy probable que en los años siguientes aumente también, lo que determina que deberá asumir el reto contra las dificultades que esto generaría.

Riesgos, retos y dificultades son inmensos

Dentro de las expectativas de las personas se encuentra que la vida de la ciudad se relaciona directamente con mayor esperanza de vida, educación superior y en general una mayor prosperidad en comparación con la vida rural.

Los alcances de la urbanización son muy grandes pero complejos al mismo tiempo. Cuando existe una correcta planificación (lo cual se evidencia en países desarrollados), el crecimiento urbano crearía grandes beneficios: un mejor acceso a la educación, mayor acceso a la atención en salud, fomento de las oportunidades laborales, mayor acceso a la tecnología y mayor productividad, según las Naciones Unidas.

Sin embargo, existen grandes dificultades y riesgos si no se tiene una planificación adecuada: el efecto de la población sobre el medio ambiente, capacidad de gobernanza, desnutrición, inseguridad y desempleo son solo algunas de ellas.

Teniendo en cuenta que las ciudades subdesarrolladas son las que presentan y presentarán este tipo de dificultades, los retos serán gigantes. Combatir contra la contaminación, la inseguridad, la dependencia externa, las deficiencias de la administración pública, la falta de productividad, el hambre, la falta de infraestructura e innovación, será una tarea interminable. Por tales motivos, las ciudades en países no desarrollados están obligadas a crecer ordenadamente y a empezar a crear estrategias de mejora.

Finalmente, Muggah sostiene que las ciudades de más rápido crecimiento, en países no desarrollados, a menudo carecen de planificación centralizada. Es por esto que en muchas de ellas las líneas de división entre las ciudades y suburbios, periferias o barrios marginados es tan delgada.

Lea también: ¿Construir en el centro o la periferia?, el caso de América Latina

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?