| 7/12/2015 2:00:00 PM

¿Qué explica la absoluta desconfianza de Europa en Grecia?

La determinación del primer ministro de Grecia a aceptar las condiciones del tercer rescate no convence a Europa y parece roto lo imprescindible en todo acuerdo: la confianza.

En el desarrollo de la reunión del Eurogrupo de este domingo se han evidenciado algunas de las razones que de tiempo atrás generan casi total desconfianza frente a Grecia.

• Al ingresar al euro Grecia ya habría sentado un muy mal precedente: su situación fiscal en aquel entonces era peor que la que reportaba y eso solo se sabría en toda su dimensión varios años después, sobre todo tras los juegos olímpicos del 2004.

• Durante la crisis de 2008, saldría nuevamente a flote que no solo durante años su situación fiscal era más deficitaria sino que el nivel de deuda pública había sido ocultado con instrumentos derivados e ingeniería financiera.

• Tras las primeras negociaciones y acuerdos adelantados en 2010 para el primer rescate, muchas de las reformas o la profundidad y velocidad de implementación habrían sido insatisfactorias frente a lo inicialmente pactado.

• En la negociación del segundo paquete de reformas las instituciones europeas incriminaban a Grecia su débil o incompleta agenda reformista y se habría decidido tener una presencial auditoria internacional a su contabilidad pública. La sensación entre muchos líderes europeos seguiría siendo la falta de oportunas reformas o que aquellas que se ponían en práctica eran solo parciales y que faltaban hacerse muchos recortes de beneficios y gastos del sector público.

• El actual gobierno no completó ni agotó el funcionamiento del segundo paquete y en los últimos seis meses, en unas ocasiones con argumentos sólidos y en otras con ataques y recriminaciones pretendió persuadir a sus contrapartes de que era inevitable acogerse a sus solicitudes y demandas. El primer ministro griego sorprendió a los demás países a pocos días de expirar la vigencia de una parte del programa para llamar a referendo y presionar electoralmente a las negociaciones con sus contrapartes.

• La victoria en el referendo de NO aceptar el paquete de reformas solicitadas a Grecia supuso una mayor desconfianza a la hora de sugerir el propio gobierno griego que desconocería ese resultado para pactar las condiciones que le había entregado el Eurogrupo días antes. No ha sido suficiente con que el Parlamento en Atenas aprobara los elementos detallados de la propuesta que solicitó Europa. Es evidente que para Europa, Grecia no cumplirá con el paquete de reformas así como perciben la división del partido de gobierno y entre algunos miembros del gabinete en Grecia.

• Al solicitar formalmente el jueves pasado el tercer paquete de rescate, Grecia solicitó ayudas por €53.000 millones por tres años. El monto dista mucho de los casi €86.000 millones en forma independiente han calculados las instituciones europeas. La diferencia eleva la desconfianza del Eurogrupo que no entiende las razones para subestimar las necesidades y en especial las de muy corto plazo (unos €22.000 millones para atender necesidades de caja antes de dos meses)

Así las cosas, Alemania y otros países de la línea más fuerte en las negociaciones no tienen ahora ningún apuro en cerrar un acuerdo con Grecia. Las ayudas y desembolsos ahora tienen condiciones mayores, nada será posible sin que Grecia ponga a toda velocidad y sin derecho a contravenir las principales reformas que antes sin dudarlo rechazaba. ¿Estará dispuesto el gobierno griego a aceptar esas condiciones? ¿Aguantará políticamente el Parlemento hacerlo en tan sólo 3 días? El novelón continúa….
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?