| 5/13/2015 5:00:00 AM

La Junta Directiva del Emisor y sus proyecciones económicas

¿En que están de acuerdo y en qué en desacuerdo los técnicos y los miembros de la Junta Directiva del Banco de la República? En cualquier caso ven un proceso de desaceleración ordenada y consideran que incluso un menor crecimiento traerá para bien de todos, una reducción de las vulnerabilidades externas.

Las minutas del Banco de la República es un documento que recoge las discusiones que dan de cara a la decisión sobre las tasas de interés por parte de la Junta Directiva del Emisor. Sin embargo, también contiene la visión del equipo técnico sobre el estado de la economía, tanto por la nueva información externa como por los datos de la economía doméstica, información que es preparada para la decisión de los Codirectores.

Tanto el equipo técnico como la Junta Directiva evalúan los riesgos que la economía puede tener una vez conocida la nueva información, las tendencias que vienen de meses anteriores, y basado en las proyecciones de los próximos meses, trimestres y para dentro de poco más de un año.

En ese orden de ideas, con la economía en evidente desaceleración pero a su vez, que esa desaceleración está coincidiendo con un repunte en la inflación, es importante evaluar las discusiones del Emisor y no sólo conocer sus decisiones. Tanto el equipo técnico y sus recomendaciones como la Junta Directiva y sus decisiones de tasas de interés, deben evaluar el riesgo de un menor crecimiento así como el riesgo de una mayor inflación.

El hecho que se estén presentando estas dos fuerzas hace que frente a otros momentos las decisiones sean no solo más complejas sino que a su vez, tanto las decisiones como la evaluación de los datos de la coyuntura económica generen muchos más diversos puntos de vista.

Hay consenso, según se interpreta de las minutas, que tanto el equipo técnico así como la Junta Directiva estiman que la inflación presenta unos factores transitorios que la han elevado desde un nivel inferior a 2,8% finalizando el tercer trimestre de 2014 hasta ubicarse cerca de 4,6% en marzo de este año. Una parte de los mensajes que el Banco de la República manda al país en cuanto a inflación son claros: la inflación descenderá en el segundo semestre del año. Sin embargo, son menos claros los mensajes cuando señala que igual la inflación cerrará cerca del nivel superior del rango meta. En ese orden de ideas existe una manifiesta posibilidad, sin ser claro si alta o baja, que la economía pueda no cumplir la meta de inflación en 2015. Incluso de ser así, la minutas señalan que el Banco de la República espera que la inflación regrese a 3% en 2016.

Sin embargo, resulta más interesante ver dónde están las mayores diferencias. Por ejemplo, no se puede hablar de consensos frente al crecimiento esperado para la economía este año. El equipo técnico, no la Junta Directiva han bajado el crecimiento del año de 3,6% a 3,2%.

La Junta Directiva (JD) está incluso un poco dividida en sus opiniones sobre el crecimiento. Por un lado, un grupo de Codirectores cree que el crecimiento se ubicará cerca de 3% pero otro cree aún que será cercano a 3,5%. Incluso en ambas proyecciones hay quienes van un poco más allá de lo que los números sugieren. Entre el grupo que estima 3,5%, se señala que varios creen que puede ser incluso superior, al igual que uno de los que ven el crecimiento en 3% cree que el sesgo es a la baja, es decir un crecimiento inferior.

En lo que según las minutas todos creen es que la economía con menor crecimiento corregirá sus vulnerabilidades externas y que el proceso de ajuste de la economía en cualquier caso será ordenado.En el caso puntual del miembro de la JD que cree en probable crecimiento inferior a 3%, vale la pena resaltar que igual expresa su convicción en la necesidad de mantener las tasas de interés en 4,5% el resto del año.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?