| 7/8/2015 5:00:00 AM

Cuatro inversiones sostenibles para hacer frente a los desafíos del negocio

Altos ejecutivos de la región ilustran cómo la sostenibilidad se convierte en una oportunidad clave para el crecimiento y la innovación.

En un estudio de Accenture, en el cual se entrevistó a CEO (Chief Executive Officer) de más de 100 países, reveló que el 78% de los altos ejecutivos creen que la sostenibilidad es una oportunidad clave para el crecimiento y la innovación en la región.

Por su parte, el pasado 2 de junio, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) organizó el panel “Conduciendo al Desempeño Empresarial Sostenible: Perspectivas del Sector Privado”, dentro del cual se trataron temas como la equidad de género y el manejo de energías limpias.

En el panel participaron CEO y altos ejecutivos de 5 empresas de la región quienes concluyeron que el objetivo de las inversiones sostenibles es generar mayores retornos financieros al tiempo que generan un mayor impacto positivo en la región.

En el encuentro Kelle Bevine del BID, destaco los casos de inversión de las compañías invitadas, los cuales se resumen a continuación.

1. Para aumentar el crecimiento: invertir en valor compartido

Encontrar oportunidades para aumentar los retornos financieros de la compañía y de la comunidad local son objetivos difíciles de alcanzar, pero necesarios para el crecimiento. El punto en el cual ambas se cruzan es llamado creación de valor compartido, término acuñado por profesores de la Escuela de Negocios de Harvard, enfocado en establecer objetivos a largo plazo incluyendo a las poblaciones locales, desarrollando productos o servicios que resuelvan necesidades de estas comunidades y centrándose más en encontrar oportunidades de negocio escondidas en los problemas de entorno.

Eduardo Bastitta, CEO de Plaza Logística, una mediana empresa de parques logísticos en Argentina, resaltó que aproximadamente el 80% de la fuerza laboral en logística depende de trabajadores no calificados, por lo que la capacitación se realiza por medio de la inversión en un centro de capacitación que permita aumentar la sostenibilidad financiera.

2. Para reducir los costos de electricidad: invertir en energía limpia

Para muchas compañías que operan en América Latina, especialmente en la zona Central, los altos costos de la electricidad son una preocupación. Para algunas representa uno de los costos operativos más grandes.

El CEO la compañía de reciclaje hondureña, Invema, George Gatlin, quiere expandir sus operaciones al procesar el plástico de las botellas de gaseosas, aumentando la propuesta de valor para la exportación y por supuesto, su consumo de energía. Invema es una de las primeras compañías en invertir en paneles solares sobre techos en la región. La inversión reducirá el consumo mensual de electricidad en un 20%. Producirá 1 MW de energía limpia y reducirá en 20.000 toneladas las emisiones contaminantes en 25 años.

3. Para reducir en la deserción laboral: invertir en la gente

De acuerdo con una encuesta de Radford en el 2013, América Latina tiene el índice más alto de rotación voluntaria mundial, un 11,2% comparado con 7,9% de Europa. El vicepresidente de Marriott International para el Caribe, Andrew Houghton comentó cómo Marriot en conjunto con el BID está involucrando a jóvenes de poblaciones en riesgo en la construcción y operación de un nuevo hotel en Kingston, capital de Jamaica. Cuando el proyecto esté terminado, se contratará un 10% de jóvenes en riesgo lo que junto a su capacitación va a contribuir a reducir la tasa de crimen resultando en un ambiente más seguro para los turistas y viajeros de negocios.

4. Para mantenerse por delante de la competencia: invertir en equidad de género

Según un estudio de Deloitte, las compañías con más mujeres en su directorio tienen un desempeño superior de al menos 53% sobre aquellas firmas con menos personal femenino. Las necesidades de los hombres y las mujeres son diferentes aunque se trate de un mismo producto.

La cofundadora de Edge Strategy, Aniela Unguresan contó un caso ilustrativo. El 90% de las mujeres al volante llevan una cartera o bolsa, sin embargo, los automóviles no consideran ningún espacio para dicha bolsa y esto conlleva a que su contenido termine esparcido por el suelo. Al preguntarse al CEO de una compañía automovilística sobre por qué no se considera esta necesidad de un segmento de mercado tan amplio, se encontró con que el equipo de diseño estaba compuesto únicamente por hombres.

Un espacio de trabajo que refleje la sociedad ayudará a las empresas a ser mucho más competitivas y la clave está en promover la igualdad de género.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?