| 2/4/2011 8:00:00 AM

Inversiones del Plan Nacional de Desarrollo son de $565 billones

Hoy radican en el Congreso la hoja de ruta del Gobierno para los próximos cuatros años. En el documento que se presentó en noviembre, el monto de inversiones ascendía a los $485 billones, y el actual, después de los ajustes por la ola invernal, lo supera en $80 billones.

Este viernes el Ministro de Hacienda y el Director de Planeación Nacional, radicarán el Plan Nacional de Desarrollo “Prosperidad para Todos”, en la Secretaría de la Cámara de Representantes a las tres de la tarde. Del total de inversiones el 47% será para crecimiento y competitividad, el 30% para igualdad de oportunidades, el 14% para la consolidación de la paz, el 6% para la sostenibilidad ambiental y el 4% para soportes transversales.

El total de recursos de inversión asciende a $565 billones, de los cuales $264,3 billones serán para la competitividad y alcanzar una meta de crecimiento sostenido del PIB del 6% en los siguientes cuatro años.

Otros $169,3 billones corresponderán para la igualdad de oportunidades. La meta del Gobierno es reducir el índice de pobreza actual de 49,5% a 39,5% en el 2014. Y tener una tasa de desempleo del 9% al final del cuatrienio de la administración Santos.

Por su parte en lo que se ha denominado como consolidación de la paz, se invertirán $76,7 billones. Otro de los ejes será la sostenibilidad ambiental $33,7 billones y para soportes transversales habrá $21,3 billones.

En noviembre pasado el Gobierno Nacional presentó las bases del Plan Nacional de Desarrollo en dicho texto, el total de las inversiones estaban estimadas en $485 billones, sin embargo debido a los estragos causados en todo el país por la ola invernal, en enero de este año el equipo económico entró a revisar y ajustar algunos puntos, por lo que hoy la cifra definitiva es de $565 billones.

Este paso permitió crear un capítulo especial de adaptación al cambio climático. De acuerdo con los cálculos de Planeación Nacional las tres fases para superar la emergencia invernal requieren recursos por $30,1 billones. De los cuales $2,7 billones son para atención humanitaria, $6 billones para rehabilitación y $21,4 billones para prevención y reconstrucción.

En lo que está previsto en este capítulo se crearán unidades de salud móviles, y fortalecer la red de laboratorios. Ejecutarán inversiones para la recuperación de la infraestructura hospitalaria. Diseñarán e implementarán el programa de empleo para la emergencia. Desarrollarán inversiones para la reubicación, el acondicionamiento, el mejoramiento y la dotación de sedes educativas.

Para el sector agropecuario, uno de los más afectados por las lluvias, se desarrollarán programas de alivio a la deuda. Ejecutarán programas de rehabilitación de la infraestructura afectada y adoptarán medidas preventivas asociadas con la rehabilitación de los distritos de riego. Crearán una línea de crédito e implementarán incentivos a la capitalización rural.

También se impulsará el programa de adaptación y mitigación del sector agrícola al cambio climático, el cual incluye el uso de instrumentos como seguros y coberturas.

Los proyectos que tendrán impacto regional serán la infraestructura para el modelo de atención integral a la primera infancia, macro-proyectos de vivienda, planes departamentales de agua y saneamiento básico, programas de saneamiento de ríos (Bogotá, Cauca, Otún, Consota, Medellín, Chinchiná, entre otros), desarrollo de la región de La Mojana, desarrollo de la altillanura, distritos de riego, satélite de observación de la tierra, embalses.

También están previstos grandes proyectos de conectividad, como el Túnel del Segundo Centenario, Tumaco-Mocoa, Puerto Gaitán-Puerto Carreño, Variante San Francisco Mocoa, entre otros.

Dentro de los proyectos relacionados con planes de movilidad, se especifica el impulso de la consolidación de la Red Férrea, con el tren de cercanías.

También deja abierta la ventana para impulsar los proyectos de pasos de frontera e infraestructura binacional.

Además cada una de las cinco locomotoras (agricultura, vivienda, infraestructura, minería y construcción) además de la innovación, contarán con proyectos puntuales para impulsar el desarrollo económico.

Algunos de los que están previstos son una unidad de desarrollo para Bancóldex, aprovechamiento de otras infraestructuras públicas de transporte terrestre para TIC, sistemas inteligentes de transporte y cobro de peaje a motocicletas, Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (FEPC), caducidad por razones de seguridad minera, control a extracción ilícita de minerales, ampliación de modalidades de contratos de aprendizaje y libreta militar para la población pobre extrema, entre otros aspectos.

De acuerdo con las expectativas del Gobierno, el proyecto tiene como ejes centrales la generación de empleo, la disminución de la pobreza y una mayor seguridad.

“La prosperidad requiere una mirada a las regiones. Necesitamos mirar cuáles son las condiciones y las oportunidades y las ventajas competitivas que tiene cada región para poder desplegar procesos económicos y sociales que aceleren la tasa de crecimiento de las regiones más atrasadas del país”, aseguró el director de Planeación Nacional, Hernando José Gómez.

El documento de 600 páginas comenzará su debate la próxima semana en las comisiones económicas del Congreso de la República. Los cálculos del Gobierno estiman que sea aprobado a finales de abril, para darle paso a la reforma tributaria estructural.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?