| 3/17/2016 2:44:00 PM

La inversión se estancó en el cuarto trimestre de 2015

La inversión en maquinaria, equipo y transporte cayó con fuerza en los tres últimos meses del año pasado, en contraste aumentó la inversión en construcción, agro y obras civiles.

La inversión en la economía colombiana se estancó en el cuarto trimestre de 2015, de acuerdo con el Dane. Este es el peor resultado para el rubro ‘formación bruta de capital fijo’ desde finales de 2012, cuando el país tuvo una desaceleración económica. La inversión estuvo perdiendo fuerza durante todo el año pasado y su estancamiento contrasta con la expansión de 9,8% que tuvo en 2014.  

En los últimos tres meses del 2015 la inversión en construcción de edificaciones creció un 8%. También creció la inversión en el agro y en obras civiles como carreteras o acueductos. Sin embargo, la compra de maquinaria y equipo así como la inversión en equipo de transporte, cayó con fuerza y llevó el resultado general a un 0%.

Colombia está enfrentando la desaceleración de su economía por cuenta de la caída de los precios internacionales del petróleo. Los malos precios del crudo han llevado al gobierno a decretar fuertes recortes presupuestales y hacer anuncios de austeridad. Los datos del Dane reflejan que esa estrategia se está viendo reflejada en la economía: El gasto final del gobierno pasó de crecer 4,7% en 2014 a 2,8% en 2015. En contraste el consumo de los hogares tuvo una variación menor y pasó de 4,2% a 3,9%.

Lea también: La economía colombiana creció 3,1% en 2015

Finalmente las exportaciones siguen siendo un lastre para la economía y restaron puntos de crecimiento. La reducción en las exportaciones está relacionada también con la caída de los precios internacionales del petróleo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?