| 6/30/2015 5:00:00 AM

Brasil, Perú y Colombia, los gigantes de la inversión privada en infraestructura

El año pasado, el 55% de la inversión privada de las economías emergentes en infraestructura estuvo en manos de Brasil, Perú y Colombia. ¿Por qué esta cifra no se reflejan en el crecimiento económico de los países? ¿Continuará esta dinámica en 2015?

La inversión privada total de las economías emergentes en infraestructura para proyectos en los sectores de energía, transporte y agua y saneamiento aumentó a US$107.500 millones en 2014, 6% más que en 2013. Este incremento se debe principalmente al aumento de la inversión en América Latina, que atrajo US$69.100 millones. Dentro de esta región, Brasil, Colombia y Perú pesaron el 55% del total analizado. Brasil fue el principal impulsor con los US$44.200 millones, 41% del total de las economías emergentes.


Fuente: Dinero, cifras Banco Mundial


Dinero conversó con el Jefe de Infraestructura de Finanzas y Alianzas Público Privadas del Banco Mundial, Cledan Mandri-Perrott, sobre estos importantes datos de inversión en infraestructura de la región.

¿Cuál es la importancia de la inversión privada en infraestructura?

La inversión privada en infraestructura es un motor para el crecimiento económico multiplicativo y es muy importante porque provee acceso a servicios públicos, lo que lo posiciona como un instrumento de reducción de la pobreza.

Evidentemente genera empleo, oportunidades y trae importantes eficiencias para el desarrollo del país en la operación a nuevas tecnologías, entre otras cosas. También es muy importante porque mejora el ambiente del país, logrando atraer inversión extranjera ya que el país se hace más atractivo para los empresarios.

Si la infraestructura es un motor de crecimiento, ¿por qué Brasil tiene un desempeño económico bajo?

Latinoamérica en general ha sufrido una desaceleración en los últimos años, Brasil no está rompiendo tendencias. Si vemos a Perú, en 2014 creció 2,8% mientras que en 2013 su crecimiento fue de 5,8%. Chile por ejemplo, creció 1,9% en 2014 su menor tasa en cinco años. Entonces entrar a juzgar el crecimiento de Brasil sin analizar todo Latinoamérica es un error.

¿En ese caso, qué está afectando el crecimiento de los países?


Aunque la inversión privada tiene un peso relativo importante, por ejemplo en Colombia pesa un poco más del 2%, en Perú aproximadamente el 4% y en Brasil un poquito más del 2%, pero no tanto como en Colombia. Existen factores externos como los precios del petróleo, los precios de los commodities y algunas políticas de los gobiernos que en su conjunto afectan mucho más a la economía de lo que la inversión la podría jalonar.

¿Con este menor crecimiento económico es posible que caiga la inversión en 2015?

Al analizar el caso de Brasil que es el más afectado en 2015, se puede ver que el gobierno está tomando las medidas adecuadas para impulsar la inversión, como por ejemplo, un programa de apoyo a la inversión en infraestructura y un programa físico de proyectos prioritarios. Lo anterior sugiere que a pesar de la dinámica el gobierno está jugando sus cartas para continuar con la tendencia de inversión positiva.

¿Y ante el aumento del precio del dólar?


Evidentemente el proyecto se encarece pues siempre habrán componentes en moneda extranjera, lo que puede tener un efecto negativo con respecto al flujo de capital en inversiones de infraestructura. Pero no es la primera vez que se vive un en un mundo donde el dólar esté fuerte. Por lo que no esperamos que haya una caída significativa por este componente.

¿Un posible aumento de las tasas de interés de la Reserva Federal disminuirá la inversión extranjera?

Claro que al aumentar las tasas del tesoro americano la búsqueda de los fondos privados en mercados emergentes va a tener una tendencia a disminuir, pero como la Reserva Federal no va a afectar sus tasas rápidamente, esta inversión no va a tener una disminución considerable.

Además Latinoamérica tiene experiencia en como mitigar esta situación. Se han diseñado mejor las estructuras de participación privada nacional dentro de la inversión total. Ahora se estudia con más cuidado qué financiar de manera local para no tener que acudir al mercado extranjero.

Como lección aprendida, es que ahora los países son mejores en discriminar entre componente local y extranjero lo que permite ser más eficientes en la manera en que hacen inversión en infraestructura y no tener choques tan fuertes en la inversión.

Es importante mencionar que el mercado local de capitales ha progresado en América Latina. Por ejemplo, en Colombia y Perú los fondos de pensiones son fuentes de financiamiento de infraestructura lo que permite tener un desarrollador de negocios que permite financiar proyectos a largo plazo con moneda local.

¿Qué pueden hacer los países para disminuir la salida de la inversión extranjera?


Para que no se presente una salida considerable de los capitales es necesario que los países ofrezcan un portafolio de proyectos atractivos, transparentes, competitivos y que den la certeza de que las cosas se están haciendo bien y vale la pena invertir en ellos.

Los datos

BRASIL

Brasil es el país en el mundo con el mayor nivel de inversión en estas clasificaciones, con un total de 51 proyectos en 2014, capturando US$44.200 millones del total de las economías emergentes (US$107.500 millones), lo equivalente a una participación de 41%. El país siempre ha sido fuerte en estas inversiones, en 2012 pesó 42% y en 2013 recibió el 24% de la inversión mundial.

Los dos sectores más importantes de este país son transporte y agua. El primero pesa cerca del 59% del total de inversión en transporte de las economías emergentes, cerca de US$32.600 millones de US$55.300 millones, el mayor nivel de la historia. El segundo, representa aproximadamente el 46% del total de las economías emergentes, US$1.900 millones.

PERÚ

Perú es el tercer país con la mayor inversión privada en estos sectores, captó aproximadamente US$8.100 millones, es decir, representó cerca del 8% de los países analizados. En 2014 cerró con 11 grandes inversiones de las cuales 8 eran del sector energía, sin embargo, los dos proyectos más grandes fueron: “la línea del metro”, por un total de US$5.300 millones (una de las inversiones de participación privada más grandes del mundo); y el proyecto de irrigación de Chavimochic III de US$715 millones.

COLOMBIA


Por su parte, Colombia es el cuarto país de las economías analizadas que genera más inversión en energía, agua y transporte, y pesó el 6% del total de estas economías (cerca de US$7.000 millones). De los 12 proyectos que registró en 2014, 3 fueron en energía y 9 en transporte. El acuerdo de la Autopista del Río Magdalena es el más grande con US$1.400 millones para 2014, empero se espera que al finalizar este plan alcance los US$7.500 millones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?