| 2/8/2012 10:00:00 AM

Inversión directa en Colombia crece 58% y llega a US$15.000 millones

El presidente Juan Manuel Santos, dijo que la inversión extranjera directa en el país creció un 58 % en 2011 y se ubicó en US$15.000 millones, lo que posiciona a Colombia como la quinta nación del mundo con mayor inversión de ese tipo.

"Somos, de hecho, el quinto país del mundo donde más creció la inversión extranjera directa en el 2011", dijo Santos al intervenir en un acto en una zona franca de Bogotá.

Santos señaló que en lo que va su gobierno (que comenzó el 7 de agosto de 2010) se han creado más de un millón y medio de empleos, y destacó que se ha logrado mantener la tasa de desempleo en un dígito durante cuatro meses consecutivos.

"Podemos destacar que en los primeros 16 meses de nuestro gobierno se han creado más de un millón y medio de empleos, una cifra superior, en términos relativos, a la de cualquier otro país de la región".

Resaltó que Colombia tiene hoy una economía sólida, que es considerada en el mundo como un ejemplo de éxito, y recordó que, aparte del aumento en inversión extranjera directa, el país registró crecimiento de las exportaciones, la producción industrial y el comercio minorista.

En exportaciones, Santos precisó que en el año 2011 se superaron los 56.000 millones de dólares, cifra nunca antes alcanzada por el país y que representa un incremento del 41 % frente al 2010.

Por su parte, la producción industrial presentó un crecimiento superior al cinco por ciento en los primeros 11 meses de 2011 comparado con igual periodo de 2010.

"Queremos seguir así, queremos que el país siga creciendo, no sólo por la economía sino por lo que este crecimiento representa en más y mejores trabajos, en mayores ingresos y seguridad social para todos los colombianos, en mejores condiciones de vida para los más pobres", señaló Santos.


EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?