| 5/31/2016 4:14:00 AM

El endeudamiento de los hogares colombianos supera los $165 billones

El endeudamiento de los hogares colombianos alcanzó los $165,7 billones al cierre del 2015, de los cuales el 67,5% corresponde a préstamos de consumo y el 32,5% a vivienda.

Así lo revela el más reciente informe de Estabilidad Financiera del Banco de la República (BanRep), en el que además se explica que el crecimiento anual de esta deuda conjunta se ubicó en 7,5%.

El informe del Emisor además señala que la cartera de consumo creció 6,8%, mientras que la de vivienda aumentó 9%. “La carga financiera de los hogares se mantuvo relativamente estable  y pasó de 22,4% en 2014 a 22,8% en 2015”, agrega el documento.

Es preciso señalar que los niveles de morosidad de la cartera de consumo registraron disminuciones durante los últimos meses de 2015 y siguen estando por debajo de máximos históricos. 

Mientras que los niveles de morosidad de la cartera de vivienda disminuyeron el año pasado y en diciembre registraron su menor nivel.

BanRep también analizó la proporción de las ventas de vivienda nueva en las ciudades de Bogotá, Cali y Medellín, las cuales registraron una recuperación al final del año pasado y se situaron en 3,2% en febrero pasado.

De hecho, en ese mes la oferta de vivienda exhibió una expansión anual de 7,7%, “destacándose la relativa estabilidad en el acumulado de las tres ciudades durante la mayor parte del año”, explica el documento.

Y agrega que al cierre de 2015 la cartera del sector privado representó el 51,5% del total del sistema financiero colombiano. El informe precisa que los créditos con instituciones financieras nacionales son la principal fuente de financiación (25,8% del PIB) y añade que en ese período las empresas privadas concentraron la mayor parte de su deuda con denominación en pesos (31,5% del PIB).

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?