| 8/26/2015 5:00:00 AM

La informalidad en Colombia recupera fuerzas

Mientras que entre abril y junio de 2014 y el mismo periodo de 2015 se crearon 67.000 empleos formales, la informalidad aportó más del doble con 152.000 nuevos puestos. ¿Qué está pasando?

A pesar del buen momento del mercado laboral que el país ha observado en los últimos meses (en junio la tasa de desempleo nacional se ubicó en 8,2%, siendo la cifra más baja desde que se lleva registro, según el Dane) la informalidad aún se mantiene fuerte y muestra tendencias, aunque débiles, de crecimiento.

En los últimos meses, a pesar de las continuas caídas en las exportaciones, el consumo y la confianza en la industria, el empleo parece estar respondiendo positivamente a las grandes olas de inversiones público-privadas en los nuevos proyectos de infraestructura (especialmente de transporte y educación).

Según el Dane, la informalidad, la cual incluye a todos los ocupados familiares sin remuneración, jornaleros o peones en empresas de cinco trabajadores o menos, trabajadores sin remuneración en empresas de otros hogares y trabajadores por cuenta propia en establecimientos de hasta 5 personas exceptuando independientes profesionales y similares, que venía mostrando una tendencia a la baja y mayor estabilidad desde mediados de 2011 está respondiendo a nuevos estímulos para crecer levemente en los últimos meses.

Porcentaje de informalidad



Fuente Fedesarrollo

Durante el segundo trimestre del año, la tasa de informalidad para las trece ciudades principales se ubicó 0,5 puntos porcentuales por encima del registro del mismo periodo del año pasado. De igual forma, para las veintitrés ciudades principales, la tasa de informalidad se situó en 49,7%, 0,4 puntos por encima del registro un año atrás.

La economía no muestra su mejor rostro


Pero, ¿a qué estímulos responde la informalidad?

Crecimiento anual de la informalidad por trimestres (%)



Fuente Fedesarrollo

Adicionalmente, en el segundo trimestre del año, la generación de empleo informal en las trece principales ciudades fue más acelerada que la generación de empleo formal. En el primer caso, el incremento fue de 3,0% (152.000 nuevos puestos) mientras que para el segundo caso fue tan solo de 1,2% (67.000 empleos).

La desaceleración en la generación de empleo formal, principalmente en los sectores de agricultura y actividades inmobiliarias, así como una fuerte contracción en el sector de la construcción, ha motivado cada vez a un mayor número de personas a buscar nuevas opciones de obtener ingresos.


Fuente Dane – Cálculos Dinero

La creación de empleo en 5 de las 10 ramas de la actividad económica descendió en el trimestre abril-junio de 2015 respecto al mismo periodo de 2014. Los sectores que han mostrado mayores dificultades para generar empleo fueron los de electricidad, gas y agua (-14,2%), la fuerte contracción del sector construcción (-5,6%) y la intermediación financiera (-2,4%).

No sorprende entonces que la informalidad en estas ramas a excepción de la intermediación financiera sean las de mayor variación positiva. Solo en construcción los ocupados informales aumentaron el 15,3% un equivalente a 56.000 empleos. En el sector de suministro de servicios el 196% de aumento en la informalidad incluyó apenas 791 empleos informales nuevos.

La industria manufacturera que actualmente representa a cerca del 15,6% de los ocupados
, comienza a sentir los efectos de una economía ralentizada y con poca confianza, al caer -0,9% en la creación de empleo formal y aumentar 1,5% el informal.

¿En dónde trabajan los nuevos informales?


El creciente aumento de la informalidad en el país ha motivado a sus nuevos integrantes a buscar nuevas opciones laborales. Según el lugar de trabajo, los nuevos informales están incidiendo en los negocios que operan en locales fijos trasladándose de trabajar abiertamente en la calle y en las viviendas.

Al representar el 56,1% del total de empleos en el país, para el empleo ubicado en locales fijos, tener aproximadamente 1 de cada 5 locales sea informal es una cifra desalentadora.

Para las personas que tienen negocios en sus viviendas o trabajan de la misma forma pero en otros hogares, los cuales juntos alcanzan el 21,3% de los empleados totales, los niveles de informalidad superan el 80% en ambos casos.

Según la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB), las personas que trabajan en informalidad tienen un claro riesgo en este tipo de negocios, el cual va asociado a una menor productividad, tener mayores costos por accidentes o enfermedades y multas por el incumplimiento de normas.



Fuente Dane - Cálculos Dinero

Al analizar la situación por ciudades, existe una tendencia a que las ciudades de la zona norte del país sean las más afectadas por la informalidad. Tanto Barranquilla, como Bucaramanga y Cartagena poseen no solo los porcentajes de incidencia más altos sino también en dos de estas ciudades la tendencia de su crecimiento es de las más altas.



Fuente Dane - Cálculos Dinero


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?