| 6/5/2015 8:00:00 PM

Inflación de alimentos por fin disminuye

La inflación anual disminuye ayudada por el mejor comportamiento del rubro de alimentos. Sin embargo, sigue situandose fuera del rango meta del Banco de la República.

En el mes de mayo el Índice de precios al consumidor (IPC) registró un crecimiento mensual de 0,3% inferior al 0,6% que se anotó en el mes de abril e inferior al incremento de 0,5% que presentó en el mismo mes de 2014.

Sin embargo, en lo corrido del año la inflación alcanzó un aumento de 3,2%, superior en 0,7 puntos porcentuales (pp) al registrado en el mismo periodo de 2014. Finalmente, al analizar la inflación anual, esta anotó un nivel de 4,4%, inferior al 4,6% del mes de abril, pero que continúa estando por fuera del rango meta del Banco de la República (2%-4%).



La caída del IPC obedeció en mayor medida a la disminución mensual de 0,3% en el crecimiento de los precios de los alimentos, explicado en mayor medida por la caída de -7,7% en los precios de tubérculos y plátanos.




Empero, en lo que va del año este grupo acumula una inflación de 5,3% mientras un año atrás anotaba 3,8%. Al analizar la situación anual vemos que la reducción del crecimiento fue de 7,7% a 6,2%.

CIUDADES


Al estudiar el comportamiento anual de las ciudades se encuentra que 11 de las ciudades observadas registran niveles superiores del IPC en comparación con el nacional, siendo el de Sincelejo el más alto (5,24%). Por el contrario Cúcuta es la que registra los menores precios al consumidor (-1,1% por debajo del nacional).



En mayo de 2014 las ciudades que anotaban la mayor inflación eran Bucaramanga (3,2%), Neiva (3,0%) y Tunja (2,8%), mientras que la de menores precios era Quibdó (1,6%). Vale la pena afirmar que incluso el nivel de IPC de la ciudad de menor inflación en 2015 es superior a la de mayor inflación en 2014.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?