| 12/10/2014 6:30:00 AM

Reforma tributaria no incluye más impuestos al cigarrillo

Ante la posibilidad de que se aumentara una vez más los impuestos al cigarrillo, tanto las empresas de la industria como los campesinos cultivadores de tabaco, quedaron tranquilos, pues la ponencia no incluye ninguna modificación al gravamen del consumo.

Según le confirmaron a Dinero, los congresistas Lina Barrero, representante a la cámara por Santander; y el senador sucreño Antonio Guerra, el proyecto de Reforma Tributaria que está en trámite en el Congreso de la República no dispone ningún cambio que afecte a la industria tabacalera nacional.

“Esa discusión se puso en algún momento sobre el tapete, pero el ministro de Hacienda ante solicitud de los gobernadores, acordó que no entraría en esta reforma tributaria. La comisión de ponentes no acogió entrar en la discusión de los tributos territoriales y hasta el día de hoy (martes 9 diciembre) que hemos firmado la ponencia, en esta no se incluye nada que modifique el impuesto a los cigarrillos”, le dijo a Dinero el senador Guerra.

En días pasados, ante la posibilidad, anunciada por el gobierno, de que la reforma tributaria tendría un gravamen de un 50% al consumo, campesinos cultivadores de tabaco de Santander alzaron su voz de protesta y se registraron diferentes marchas.

Primero fueron más de 600 tabacaleros de diferentes municipios de Santander que protestaron pacíficamente entre Málaga y Capitanejo la semana pasada, afirmando que un aumento en los impuestos afectaría a más de 6.000 familias que viven del cultivo del tabaco en esta región. Y esta semana se movilizaron cerca de 1.600 personas en Carmen de Bolívar y San Gil, por la misma razón.

La posibilidad de que se incrementaran de nuevo los impuestos a los cigarrillos también encendió las alarmas de la industria, que manifestó las implicaciones que esto tendría para el sector.

En diálogo con Dinero, Humberto Mora, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Coltabaco, señaló que como consecuencia del aumento en un 50% del impuesto al consumo de cigarrillos y productos de tabaco por parte del gobierno en 2010, el contrabando que tenía una incidencia del 1,8% a finales del 2009, creció drásticamente hasta alcanzar una incidencia del 19% en el 2013, según la última medida del estudio de Invamer.

“Este problema se evidenció aún más en departamentos como Magdalena y Bolívar, los cuales actualmente alcanzan niveles del 62% y 46% respectivamente, o como el Valle del Cauca, en el cual el incremento de contrabando ha sido del 225% en los últimos dos años”, recalcó el directivo.

Este aumento de contrabando ha afectado directamente las finanzas de los departamentos por evasión al impuesto al consumo, generándoles pérdidas de recaudo de aproximadamente $135.000 millones anuales, es decir, más de 3.000 millones de cigarrillos que se venden por contrabando y así mismo, desplazan las ventas de la industria legal. Desde 2010 los departamentos han dejado de recaudar $675.000 millones por efecto del contrabando.

“Es importante mencionar que estos productos desconocen abiertamente las regulaciones aplicables a los productos de tabaco, como es el caso de la incorporación de las advertencias de salud al empaquetado, con lo cual afectan los objetivos de salud pública perseguidos por las autoridades”, añadió Mora.

Las ventas de las empresas legítimas han caído drásticamente en los últimos 3 años en alrededor de un 17%. No obstante, el consumo solo cae alrededor de 1,5%-2% puntos porcentuales por año, debido a que cada vez el consumidor es más consiente de los efectos nocivos del tabaco.

“Ello significa que el contrabando ha sustituido el producto legal y a su vez, ha afectado negativamente la generación de empleo tanto en el sector manufacturero, como agrícola, al reducirse el uso de hoja de tabaco para la producción de cigarrillos”, aseguró Mora.

La contraparte
Sin embargo, organizaciones de la sociedad civil que están en una fuerte campaña contra en consumo de cigarrillo, señalaron que Colombia en el contexto de la actual Reforma Tributaria, tendría una significativa oportunidad para incrementar el impuesto al consumo de cigarrillo.

Según datos recogidos por estas entidades $4,23 billones es el costo directo en el sistema de salud atribuible al tabaquismo, que equivale al 0,6% del PIB y al 10,5% del monto que Colombia gasta en salud anualmente; pero el recaudo por concepto de impuesto solo llega a $400.000 millones, según información del Ministerio de Salud y Protección social en 2012.

“Esto significa que para cubrir el daño causado por el tabaco los colombianos deben pagar ocho veces los recursos del recaudo”, según señala el documento “Generación más: somos más sin tabaco. Día mundial sin tabaco 2012” del Ministerio de Salud.

Para Yul Francisco Dorado, Director para América Latina de Corporate Accountability International, en Colombia es inaudita la desproporción fiscal entre los costos de atender la epidemia del tabaquismo y el recaudo de impuestos por cigarrillos.

“Todos los colombianos, fumadores o no fumadores, estamos pagando el costo de un producto que aparte de enfermar a cientos de miles de personas, mata a más de 26.000 anualmente. Urge entonces un incremento significativo de impuestos a los cigarrillos en Colombia. Tanto el gobierno como el Congreso deben decidir si están de lado de las tabacaleras, quienes producen un producto mortal, o de la salud de los colombianos. Con tan solo un incremento a los impuestos al tabaco podría inyectarse financieramente en sistema de salud del país", manifestó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?