| 3/24/2017 12:01:00 AM

El impuesto a cigarrillos no ha reducido el consumo: Coltabaco

El vicepresidente de Coltabaco, Humberto Mora, aseguró que el impuesto a los cigarrillos aprobado con la reforma tributaria, no ha cumplido con el objetivo de desestimular el consumo para impactar positivamente la salud pública con el recaudo del tributo.

Vale la pena recordar que con la reforma tributaria aprobada por el Gobierno se le puso un impuesto al consumo de cigarrillos, con lo cual el precio de las cajetillas aumentó $1.400 en 2017 y para 2018 el impuesto será de $2.100.

Los tributaritas explicaron en su momento que esta medida contribuiría a reducir el consumo, dado que en Colombia mueren 72 personas por tabaquismo al día (más de 26.200 al año).

Además, aseguraban que los cigarrillos en Colombia están entre los más baratos del mundo, pues su precio promedio equivale al 37% de la región. Con lo cual, el nuevo impuesto al consumo contribuiría a acercar dicho precio al promedio latinoamericano.

Sin embargo, el grueso del asunto es que este impuesto, según el Gobierno, generará recaudos adicionales por $0,5 billones en 2017 y de $1 billón en 2020, los cuales se destinarán principalmente a la salud.

A pesar de estos pronósticos, el vicepresidente de Coltabaco considera que “hubo un choque a final del año pasado por el aumento abrupto del impuesto al consumo”, el cual, a su juicio, no ha cumplido del todo con su objetivo. 

Recomendado: Esta es la reforma tributaria que regirá desde el primero de enero de 2017

El directivo argumenta que a pesar de las buenas intenciones, lo que ha provocado este impuesto al consumo es un significativo aumento del contrabando en muchas regiones del país, lo cual “ya se había vivido en el 2010”. 

“Lo que ocurre es que el producto legal es sustituido por el producto de contrabando, que ni siquiera tiene las advertencias de salud. Es un producto que no paga impuestos, por eso se puede vender a un menor precio”, argumentó.

Foto: Vicepresidente de Coltabaco, Humberto Mora

Mora asegura que en el 2010, cuando se llevó a cabo una iniciativa similar desde el ámbito tributario, el contrabando aumentó a tasas aceleradas. De hecho, asegura que entre 2010 y el 2015 ese delito llegó al 19% a nivel nacional.

“Estamos muy preocupados de que esa situación se pudiera volver a repetir, a raíz de este aumento tan abrupto. Confiamos en que las autoridades mejoren los instrumentos de lucha contra el contrabando”, aseguró el ejecutivo.

El año pasado Coltabaco, la afiliada de Philip Morris International (PMI) en Colombia, tuvo resultados satisfactorios desde el punto de vista financiero, dado que alcanzó una participación en el mercado del 51%.

Sin embargo, para este año el panorama es menos claro para Coltabaco dado que por la amenaza del contrabando es posible que caiga su participación. Y aunque no confirmó cifras puntuales, Mora aseguró que las ventas sí han empezado a disminuir.

“En general el consumo de cigarrillos convencionales ha venido disminuyendo, no obstante nosotros tenemos marcas de gran calidad que nos permiten competir exitosamente en el mercado”, añadió.

Hace 7 años, por ejemplo, hubo un aumento del 50% en el componente específico del impuesto al consumo de cigarrillos, lo que produjo en su momento que Coltabaco perdiera el 20% del mercado y en zonas como la costa cerca del 60%.

Lea también: Recursos para innovación se perdieron en un asadero de pollos y un spa

Ahora, y con un aumento del 99,7% en el componente específico del impuesto al consumo de cigarrillos recientemente aprobado, las previsiones de participación son reservadas.

Justamente, Humberto Mora asegura que “si el contrabando se comporta de la misma forma en que se movió en el 2010, la expectativa es que ni siquiera el recaudo aumente”, con lo cual no se lograría impactar favorablemente la salud pública.  

La preocupación es latente, puesto que Coltabaco ya ha empezado a identificar aumentos del contrabando en zonas estratégicas como la Costa Caribe y el departamento de Antioquia.

Dichos productos vienen principalmente de Panamá, de la zona de Colón, donde hay varias fábricas de origen chino, así como Paraguay, Uruguay y también en cierta medida de Venezuela.

Amanecerá y veremos.

La cara positiva

Coltabaco, representante en Colombia de marcas como Boston, Caribe, Green, Derby, Marlboro, Pielroja, American Gold y L&M, quiere reinventar la cultura de fumar y por ello le apuesta a la investigación.

Justamente la firma a la que está afiliada, Philip Morris International, destina una cifra superior a los US$3.000 millones en temas de innovación y desarrollo de productos con el potencial de reducir el riesgo.

Tras el desarrollo de estas investigaciones, Coltabaco y Philip Morris International presentan IQOS, un dispositivo electrónico que calienta unidades de tabaco, llamadas HEETS, a temperaturas controladas que están muy por debajo de los niveles de combustión.

Al calentar el tabaco, en vez de quemarlo, IQOS no produce humo. Por el contrario, el dispositivo genera vapor, sin ceniza y con menos olor que los cigarrillos convencionales, sin afectar negativamente la calidad del aire en interiores.

Este dispositivo está disponible en más de 21 países alrededor del mundo, entre ellos Japón, Canadá, Francia, Alemania y Suiza. Cerca de 1,4 millones de fumadores de cigarrillos ya se han cambiado a IQOS desde su lanzamiento.

Colombia es el primer país en América Latina en lanzar IQOS y para finales de este año, la compañía espera una expansión rápida de las ventas de IQOS y alcanzar más de 35 países en el mundo.

“Estamos marcando historia con este producto al ofrecer una alternativa que probablemente presenta menos riesgo de daño que el humo del cigarrillo y que ojalá reemplazará a los cigarrillos en un futuro no muy lejano”, concluyó Mora.

Le podría interesar: Top of Mind de adultos 2016: alcohol, energizantes y cigarrillos

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.