| 5/30/2015 5:00:00 AM

Se desliza crecimiento, ¿podría ser menor a 3%?

¿Cuál es el uso empresarial que se le debe dar a las cifras económicas y qué retos supone para la forma como las empresas toman decisiones?

Estas probabilidades pueden cambiar de manera significativa a finales de junio, cuando se sepa el crecimiento de la economía en el primer trimestre. La razón es que hoy la principal hipótesis que se maneja es que ese crecimiento será el más bajo del año, luego el primer dato marcará desde donde empieza remontar la actividad económica del país en 2015.

Hasta hace unos años era aceptable que las empresas hicieran sus presupuestos una vez al año y cuando mucho dos veces. Hoy esa práctica refleja una gran incomprensión tanto de empresarios como de sus equipos directivos del mundo moderno: velozmente cambiante, complejo e incierto.

Tradicionalmente las empresas han procedido a realizar sus presupuestos entre agosto y octubre, pero como cada vez resulta más claro, proyectar la economía a un año es inapropiado. La cantidad de eventos y circunstancias que modifican toda la lista de variables la mayoría de veces resulta inestimable y casi imposible de predecir.

Varias de las mejores mentes, con las mayores capacidades matemáticas y estadísticas de estimación trabajan en el Fondo Monetario Internacional, y en los últimos años han visto cómo cada tres meses deben revisar sus supuestos y sus resultados. Eso no quiere decir que el ejercicio de presupuestar resulta anacrónico y una pérdida de tiempo. Al contrario, señala el reto que tiene un empresario cuando desconoce cómo las variables de la empresa son afectadas en cada mercado en que está presente y no maneja las nuevas las técnicas de elaboración de presupuestos.

La falta de sistemas que recogen los datos de la empresa, la ausencia de profesionales en capacidad de analizar esa información, el desconocimiento sobre la forma como los países y regiones o ciudades afectan por ejemplo las ventas totales, o sus costos y son algunas de las debilidades más comunes que tienen los empresarios para tomar decisiones. Incorporar cada nueva información se ha convertido en un ejercicio permanente, que requiere sistemas y personal adecuado.

Dos ejemplos a manera de ilustración de información y toma de decisiones.

Una empresa que produce y vende productos de consumo masivo debería hacer una discusión de la siguiente manera. ¿Qué tanto pesa Bogotá, Bucaramanga y Barranquilla en sus ventas? Si Bogotá y Bucaramanga pesan mucho, debería saber que son las ciudades donde más ha caído la confianza del consumidor este año con relación al año pasado y por ende, eso les permite encontrar explicaciones a si las ventas están y estarán flojas. Pero también le sirve saber que Barranquilla es la ciudad donde la confianza está más alta y si se hiciera un plan de rebalanceo de las ventas, podría intentarse tratar de compensar la falta de cumplimiento de su presupuesto del centro del país con ingresos de la región Caribe.

Otro ejemplo, quizás más complejo. En septiembre del año pasado se pensaba que
la economía crecería 4,6% este año. Hoy el equipo técnico del Banco de la República estima que será de 3,2%.
¿Cómo deben incorporar en su presupuesto esto las empresas? Depende, pero habría que revisar la información detallada, granular, no general sino especifica del negocio con las variables económicas, para permanentemente alimentar e el proceso de toma de decisiones. Supongamos que la empresa del ejemplo con un crecimiento económico de 4,5% esperaba ventas de $20.000 millones pero saben que la sensibilidad de las ventas de la empresa a cada 1% de crecimiento es $2.600 millones. Si el crecimiento ahora esperado es 3,2%, las ventas serán 16.620 millones. Aunque el crecimiento esperado es 29% menor que hace 7 meses, las ventas esperadas son17% menores. Tomar decisiones desinformadas sería hoy seguir ejecutando la planeación basada en un presupuesto rígido que aún contempla ventas de 20 mil millones en ventas o simplemente bajar la previsión de las ventas sin saber cuánto y por qué?.



Pero atención, el dato de pronóstico de 3,2 es un tiro al blanco innecesario. En el Informe de Inflación trimestral publicado el viernes 15 de mayo, el equipo técnico puso información adicional valiosísima en conocimiento del país. La probabilidad que el crecimiento sea 3% o inferior es también del 65%. Esto quiere decir que para la empresa de nuestro ejemplo, es posible contemplar ventas incluso menores. Con 65% de probabilidad, las ventas este año serán iguales o menores a 16.000 millones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?