| 8/15/2008 12:00:00 AM

Hoy, pendientes del República

Desde las nueve de la mañana sesionará la Junta del Banco de la República. Podría subir de nuevo sus tasas de interés de intervención.

Hoy, desde las nueve de la mañana sesiona la junta directiva del Banco de la República para evaluar su postura monetaria. La decisión de esta reunión tiene ingredientes diferentes a la de la sesión del 25 de julio en la que subió las tasas de interés 0,25%.

De un lado está el paro camionero, que supera dos semanas y que encareció el precio de muchos alimentos en este mes. De otra parte, está la caída en los precios internacionales de los bienes básicos por efecto de la baja en el petróleo y el fortalecimiento del dólar.

Además, ahora está la devaluación del peso, que aunque es bienvenida por los exportadores, no deja de ser una amenaza para las metas de inflación por cuanto encarece los bienes importados.

Por ahora el gerente del Banco de la República, José Darío Uribe, descartó una baja en las tasas de interés de intervención en el mercado colombiano.

En un debate sobre coordinación de políticas económicas, el lunes 11 de agosto, el directivo señaló que aunque percibía el cambio de postura monetaria del Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos, los ciclos económicos colombianos tenían un comportamiento diferente a los del país norteamericano y por ello, debería haber un manejo diferente, ajustado a las condiciones locales.

Aseguró que el Banco está tratando de conseguir sus objetivos de largo plazo. Reconoció que la meta de este año no se cumplirá, pero en todo caso, no renunciará a conseguir metas para los años que vienen. Para esto, debe reducir (anclar) las expectativas en cifras menores a las actuales.

Este es un anuncio significativo para vaticinar la decisión que tomará la Junta del Banco hoy sobre tasas de interés.


El informe trimestral del Banco de la República sobre inflación también muestra que si bien el año terminaría con una inflación alta, 2009 y 2010 deberían mostrar un descenso marcado en el nivel general de precios, como consecuencia de la baja mundial y local de los precios de los alimentos.

Con todo, la encuesta del Citibank entre 18 oficinas de economistas del sector financiero muestra solo tres de ellos esperan nuevas modificaciones en la tasa de intervención del Banco República este mes. Dos creen que la aumentará de nuevo en 0,25% y uno que la reducirá en un porcentaje igual.

Razones para subir la tasa
La acción relativamente drástica de la Junta en cuanto al alza de intereses tiene varias justificaciones. De un lado hay razones técnicas para hacerlo. Algunos economistas internacionales ya lo habían señalado.

Felipe Llanes de Merrill Lynch, Alberto Bernal de Bulltick Capital Partners y Fergus McCormick de la calificadora DBRS, señalaron en junio, en el seminario de Anif, Colombia a los ojos de Wall Street, que el control de la inflación debería ser la principal preocupación de la política económica colombiana.

Para Llanes, era necesario actuar pronto en el control de la inflación. “El costo de anclar las expectativas es bajo si se hace ya”, señaló. Temía que si no se actuaba con prontitud, se quedaría en una situación de crecimiento bajo con una inflación alta.

“Nadie cree que la meta de 2008 se va a cumplir”, dije Alberto Bernal. Por eso, argumentó, el Banco de la República debería enviar una señal clara sobre su compromiso con la contención en el aumento de precios.

Pero hay además una razón política. Los miembros de la Junta podrían estar temerosos sobre la elección de los próximos directores de la Junta en febrero. Con nuevos directores nombrados por el Presidente, se podría desbalancear la opinión de este organismo hacia una posición más blanda con la inflación – más favorable a mantener la tasa de interés de intervención sin alzas -, la misma que ha defendido públicamente el gobierno.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?