| 1/28/2011 7:55:00 AM

Globalización continuará a pesar de las tensiones

En un reporte revelado por Ernst & Young, en cooperación con la Economist Intelligence Unit (EIU), se muestra que, después de una breve pausa en el 2009 y un modesto regreso en el 2010, las 60 economías más grandes del mundo seguirán globalizándose sostenidamente entre ahora y el 2014.

El estudio llamado “Ganando en un mundo policéntrico” también destaca la tensión entre el aplastador efecto de la globalización y las significativas variaciones a lo largo de los mercados internacionales. Mientras la economía actual alienta a las compañías a desplegar negocios y modelos operacionales a nivel global, las diferencias entre los mercados implicarán tomar enfoques más localizados.

El reporte contiene dos fuentes de investigación: el Índice de Globalización de Ernst & Young, el cual mide las 60 economías más importantes de acuerdo con su grado de globalización en relación con el PIB, y una encuesta de más de mil ejecutivos de negocios de alto nivel de diferentes partes del mundo, que fue realizada a finales de 2010, y muestra sus perspectivas y forma de pensar con respecto a la globalización.

Globalización y crecimiento económico

La velocidad con la que diferentes partes del mundo se están recuperando de la crisis económica, y las subsecuentes respuestas en cuanto a políticas que los países están haciendo, indudablemente está poniendo algún estrés sobre la globalización pero, como sugiere el índice y la encuesta de Ernst & Young, esas son preocupaciones temporales y la tendencia en el largo plazo seguirá siendo una mayor integración de los países.

James S. Turley, Chairman y CEO de Ernst & Young, comenta que “Las enormes oportunidades en los mercados emergentes, el cada vez mayor poder de la tecnología y una recuperación económica internacional de forma gradual, aseguran que la globalización continúe profundizando en los próximos años. Dicho esto, corresponde a las empresas y gobiernos continuar haciendo el caso para la globalización, como una fuerza positiva para el bien económico y social, y evitar caer en un proteccionismo”.

¿Qué significa esto para los negocios?

El desafío para el futuro de los negocios será encontrar un balance entre las fuerzas opositoras de la globalización y los mercados nacionales, y lograr tanto escala como relevancia local.

John Ferraro, Chief Operating Officer de Ernst & Young, explica que “las oportunidades de negocio ahora están más distribuidas equitativamente alrededor del mundo como nunca antes en la historia. La convergencia de potencial de mercado entre el mundo de los países desarrollados y emergentes, significa que el número de mercados que las multinacionales deben considerar como estratégicos se ha incrementado”.

“Pero, al mismo tiempo, la naturaleza de las oportunidades en estos mercados puede ser fundamentalmente diferente. En el mundo desarrollado, las compañías tienen modelos de negocio bien establecidos y base de activos, pero tienen prospectos de crecimiento débiles. En las economías emergentes, el asunto usualmente es el opuesto”.

Las compañías ahora operan en un “mundo policéntrico” en el cual hay esferas múltiples y divergentes de influencia, tanto en los mercados desarrollados como en los emergentes. Ya no se trata sólo de oportunidades que están ubicadas en estos múltiples centros. La competencia, capacidad y recursos, ahora pueden estar ubicados en cualquier lugar del mundo y puede viajar en direcciones nuevas, y en ocasiones inesperadas.

¿Ganadores a largo plazo?

Turley explica que para lograr ganar en el largo plazo en este nuevo mundo globalizado, “las multinacionales deben operar esencialmente en diferentes velocidades con el fin de ajustar sus estrategias a los mercados de rápida velocidad de crecimiento y los de baja velocidad de crecimiento. El éxito en la actualidad requiere de una toma de decisiones muy rápida y la capacidad de experimentar, aprender y escalar a una gran velocidad. Para las grandes multinacionales, esto puede requerir y re pensar las estructuras de reporte para poder evitar la burocracia y maximizar la agilidad. Los mercados desarrollados, por otro lado, requerirá un enfoque diferente, el cual es más dependiente en la eficiencia y el crecimiento incremental”.

Para ser exitosos en un mundo policéntrico, las compañías deben enfocarse en cuatro prioridades, concluye Turley: “Las corporaciones deberán primero redefinir el concepto de global y local; segundo, desarrollar un enfoque policéntrico en cuanto a la innovación; tercero, re pensar las relaciones con los gobiernos y las administraciones tributarias; y cuarto, construir equipos de líderes con una gran experiencia global”.

¿Dónde estamos hoy?

Nuestra encuesta con más de mil líderes de negocios, sugiere un panorama combinado en qué tan lejos pueden comprometerse las corporaciones con estas cuatro prioridades.

Los negocios se están volviendo definitivamente más internacionales en sus aspiraciones. Cerca del 70% de los encuestados, afirmaron que su inversión extranjera directa (IED) incrementará en los próximos tres años. Diez y siete por ciento de los encuestados afirmó que su IED incrementará más de un 20%.

Los ejecutivos ya están re pensando su enfoque hacia la innovación en los mercados emergentes. Actualmente, las compañías en nuestra encuesta destinan una pequeña porción de su inversión en Investigación y Desarrollo en los mercados emergentes, a pesar de la importancia de estas economías en sus perspectivas de crecimiento, con sólo un 16% afirmando que más de un cuarto de su presupuesto está invertido en los mercados emergentes.

Pero, durante los próximos cinco años, este panorama va a cambiar. La proporción de encuestados que destinará más de un cuarto de su presupuesto en Investigación y Desarrollo, será casi el triple en Europa Occidental y más del doble en Norte América. Cerca del 30% de las compañías gastarán más de un cuarto de su presupuesto de Investigación y Desarrollo en los mercados emergentes durante los últimos cinco años.

Entendiendo el ambiente político y cómo este afecta la habilidad de la compañía para realizar negocios, se ha convertido en un tema clave para las organizaciones globales. Y sin embargo, de acuerdo con nuestra encuesta, las compañías le prestarán relativamente poca atención a las políticas como parte de sus decisiones de inversión. Los únicos aspectos de política gubernamental que más de la mitad de los encuestados considerarán como influyente para planear sus inversiones son las proyecciones económicas y las tasas de los impuestos.

Finalmente, con respecto a la necesidad de construir equipos de líderes con una gran experiencia global, los encuestados a nuestra encuesta generalmente comparten esta afirmación. Más de la mitad están de acuerdo en que hay una estrecha relación entre la diversidad de los equipos y su experiencia, y una mayor reputación y desempeño financiero. Sólo el 15% piensa que la diversidad no tiene un impacto positivo tanto en la reputación y el desempeño.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?