| 10/1/2013 6:00:00 AM

Gasolina sí puede bajar

El gremio de los distribuidores minoristas de combustibles asegura que los precios sí se pueden bajar, siempre y cuando exista voluntad y decisión política del Gobierno Nacional.

Para Álvaro Younes, Presidente de Fedispetrol Colombia, desde hace más de siete años el gremio viene alertando, a los consumidores y al Gobierno sobre el impacto negativo que tienen los altos costos de los combustibles en Colombia.

“La perversidad en la fijación del precio que tenía la fórmula anterior y que fue corregida por este gobierno hace apenas dos años atentaba contra el patrimonio de los colombianos. Cuando subía el precio de los combustibles se daban a la vez tres alzas diferentes, pues los tributos subían por una base gravable mayor, como en el caso de la sobretasa y el IVA. Eso es perverso”, afirma Younes.

Y pese al anuncio de la reducción de $136 al precio de la gasolina para octubre, el líder gremial asegura que tiene una sobretasa de $1.168,12 y el Acpm de $301,48.

Younes propone que los entes territoriales se bajen en algo en los recursos por sobretasa que reciben cada mes, que comenzó en $160 y hoy en día está en $1.168. “Esos recursos ni siquiera cumplen la función para la cual fueron establecidos inicialmente, que era la financiación de la infraestructura vial municipal, regional y nacional, y se han destinado casi exclusivamente a pagar burocracia”, dice.

Agrega que el plan de expansión “es un tema de una sociedad anónima como lo es Ecopetrol y también se podría eliminar. Así mismo, la tarifa de marcación (que hoy está en $6,15 para la gasolina en Bogotá) debería ser asumida por el productor y no trasladársela al consumidor final”.

Habría que revisar también la tarifa de transporte por poliductos, que hoy está en $320,33 para la gasolina que llega a la planta de Puente Aranda. “La tarifa al transporte por el tubo es muy alta, pues fueron construidos hace varias décadas cuando se construyeron los poliductos”, dice Younes.

Para el Presidente de Fedispetrol Colombia, “todos esos gigantescos y exagerados ingresos que tienen los entes territoriales no contemplan a los otros actores de la cadena, entre ellos a los distribuidores minoristas, que han sido menospreciados y no han sido atendidos sus clamores económicos, al punto de que se ha convertido en una actividad abandonada por las políticas de Estado, poniendo en riesgo a miles de familias empresarias en todo el país”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?