| 11/3/2015 5:00:00 AM

El mundo unido para fijar precio al carbono

Nunca antes había existido un movimiento mundial de este nivel. Jefes de Estado, autoridades de ciudades y empresarios líderes se unen con un solo objetivo: combatir el cambio climático.

A pocas semanas de las conversaciones sobre el clima que se realizarán en París en noviembre, los líderes del mundo expresan su apoyo sobre alternativas para reducir el efecto humano en el medio ambiente.

Guiados por el Panel de Fijación del Precio del Carbono, convocado por Jim Yong Kim, presidente del Grupo Banco Mundial y Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), los líderes del mundo exhortan a sus pares a sumárseles en la tarea de conducir a la economía mundial hacia un futuro productivo y competitivo con bajas emisiones contaminantes.

“La ciencia es clara, la economía es convincente y vemos que la dirigencia política se está posicionando para aumentar las inversiones verdes en una escala y con una velocidad acordes con el desafío climático” afirma el presidente del Banco Mundial.

El número de instrumentos de fijación de precios del carbono creados o previstos casi se ha duplicado desde 2012 y ha llegado a un valor total de mercado de unos US$50.000 millones.

¿Cómo se fija precio al carbono?


Antes que nada hay que entender cuáles son los costos del carbono, en especial los externos. Estos se refieren a los que el público en general debe pagar por daños a los cultivos, gastos adicionales en salud por la contaminación directa (gases nocivos) o por sequías, inundaciones y demás consecuencias del cambio climático.

En la actualidad hay dos tipos principales de fijación del precio del carbono. El régimen de comercio de derechos de emisión (ETS, por sus siglas en inglés) e impuestos sobre el carbono.

Un ETS pone un techo al nivel total de emisiones de gases de efecto invernadero.
Esto sin embargo, permite que las compañías con bajas emisiones vendan sus derechos de emisión a las que tienen niveles mayores. Esto genera una especie de mercado de ETS cuyo precio ayuda a garantizar que las reducciones de emisiones se lleven a cabo.

Por su parte, un impuesto sobre el carbono es un concepto más simple. Se establece directamente un precio al carbono mediante una tasa impositiva sobre el contenido de carbono de los combustibles fósiles. En otras palabras, a mayor concentración de carbono mayor será el impuesto y viceversa.

Si bien el objetivo es combatir el cambio climático, los beneficios secundarios a nivel económico son bastante amplios.

De hecho, el FMI incita a que los ministros de finanzas ideen reformas en los sistemas fiscales que permitan por un lado, recaudar más de los impuestos sobre los combustibles con alto contenido de carbono y menos de otros impuestos que afectan el desempeño económico como los que gravan el trabajo y el capital.

¿Qué están haciendo los países y las empresas?


En todo el mundo son alrededor de 40 naciones y 23 ciudades, estados y regiones que han implementado (o van a implementar), precios al carbono mediante programas y mecanismos que abarcan cerca del 22% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

Entre sus principales exponentes, China, con el objetivo de reducir la intensidad de las emisiones entre 40 y 45% para 2020, lidera los esfuerzos.

Le sigue Sudáfrica que utilizando impuestos sobre el carbono espera reducir las exposiciones contaminantes entre 34% y 42% para el 2025.

Representando al sector privado, 96 de las 173 empresas de la lista Fortune y Global 100 han llegado a establecer objetivos voluntarios de reducción de gases de efecto invernadero.

También, cerca de 400 empresas de la Iniciativa “Caring for Climate” del Pacto Mundial de las Naciones Unidas ya han solicitado “la formulación urgente de políticas a largo plazo para crear un precio estable al carbono”.

¿Qué dicen los líderes mundiales?


Las siguientes citas provienen del Panel de Fijación de Precio del Carbono.

“Con un precio y un mercado mundial del carbono promovemos la inversión en esas tecnologías inocuas para el clima” dijo la canciller alemana, Angela Merkel.

“En Chile adherimos al principio de “quien contamina paga”. Hemos aprobado impuestos verdes para los sectores del transporte y la energía” expreso la jefe de estado chilena Michelle Bachelet.

"Como tantas otras naciones, Etiopía tiene mucho que ganar si actuamos tempranamente frente al cambio climático, y mucho que perder si no lo hacemos en forma colectiva” señaló el primer ministro etíope Hailemariam Desalegn.

"Los países emergentes tendrán que aprovechar la tecnología para crecer con bajas emisiones de carbono, mientras que las naciones desarrolladas deberán reducir su huella de carbono”, afirmó Anand Mahindra, presidente y director gerente de Mahindra Group, de la India.

Lea también: ¿Cómo debe Colombia adaptarse al cambio climático?





¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?