| 4/24/2014 11:00:00 AM

Buscan ampliar oferta de vivienda en arriendo

Las directivas de Fedelonjas consideran que es el momento de definir condiciones para ampliar la oferta de unidades en alquiler.

El presidente Ejecutivo de la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz, Fedelonjas, Cesar Augusto Llano Zambrano, sostuvo que las actuales condiciones del mercado de vivienda en Colombia ameritan que el Gobierno adopte una nueva estrategia de estímulos que permita capitalizar el interés de inversionistas nacionales y extranjeros hacia la construcción de vivienda en arriendo.

De igual manera buscar la manera de viabilizar la entrega de subsidios para la población de menores ingresos, tal como lo define la Ley 820 de 2003, de forma que facilite su acceso a una unidad habitacional digna.

“Una política de arrendamiento contribuiría de manera eficaz a disminuir el déficit cualitativo y cuantitativo de vivienda y requerirá de un menor esfuerzo fiscal para la Nación, porque de esta forma se podrá elevar la calidad de vida de quienes viven en alquiler”, explicó. 

El dirigente precisó que en Colombia el 18,1% de los hogares comparten la vivienda en condiciones de hacinamiento o viven en la marginalidad, lo que demuestra que es necesario establecer nuevos estímulos. 

Llano considera que el reciente estudio del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, titulado “Se busca Vivienda en Alquiler” tiene mucha razón al considerar que el arrendamiento de vivienda contribuirá a facilitar el acceso a una mayor calidad habitacional, bajar el riesgo financiero y permitir más movilidad residencial. 

Especulación en precios

El directivo gremial confía en que al fortalecer la oferta y demanda de vivienda en arriendo esto llevará a que se frene en parte la especulación de precios que se ha dado con la venta de inmuebles, especialmente en los estratos de ingresos altos de ciudades como Bogotá y Bucaramanga.

En dichas ciudades el tema de precios ha sido generado por dos fenómenos exógenos: uno de ellos es la alta liquidez de los compradores que a la hora de tomar la decisión le otorgan un menor peso al variable precio que otras tales como el potencial de valorización o las intrínsecas al inmueble. 

El segundo es la escasez de suelo urbano que conlleva contraer la oferta como es el caso de Bogotá y Medellín.

“Los precios en algunos segmentos de los estratos altos de ciudades como Bogotá están superando la barrera de lo racional, siendo un claro síntoma la caída de los cánones de arrendamiento, los cuales pasaron de representar el 0,6% del valor de la vivienda a finales del 2012 a 0,4% durante los primeros del presento año”, dijo.  

Para el presidente de Fedelonjas, el índice de precios de arrendamiento es una  muestra de lo que está ocurriendo con el mercado de la vivienda propia, especialmente porque en Colombia el 34,8% de los hogares viven en arriendo frente a un 47,1% que poseen vivienda propia. 

“Este panorama demuestra que se debe mirar con detenimiento el mercado de la vivienda para arriendo, la cual lejos de representar condiciones de pobreza es el puente necesario para poder adquirir una vivienda propia, y en el caso de los estratos altos  es una alternativa de bajo costo y excelentes réditos a la hora de comprar en un mercado que tiende hacia la especulación en materia de precios”, enfatizó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?