| 1/22/2015 6:45:00 AM

Así se ve la inflación de 2015

Para 2015, Anif espera una inflación del orden del 3.2% anual, ubicándose cerca del punto medio del rango-meta del Banco de la República. Este es el análisis de la asociación.

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, reportó que diciembre de 2014 registró una inflación de 0.27%. Este dato resultó superior al previsto por los analistas (0.21%) y también rebasó ligeramente la cifra observada un año atrás (0.26%).

Con ello, la lectura de inflación total cerró en 3.66% en 2014 (vs. el 1.94% en 2013). Así, la inflación de 2014 desbordó el punto medio del rango-meta de largo plazo del Banco de la República (2%-4%) y llegó al 92% del techo de dicho rango (vs. 59% en 2013).

Sin embargo, el elemento tranquilizador provino del hecho de que la inflación subyacente (sin alimentos) se mantuvo relativamente estable en el 3.3% y cerca del objetivo del 3% durante 2014. Esto implica que la desviación de la meta de inflación de 2014 ocurrió por cuenta de la considerable aceleración de la inflación de alimentos, pasando del 0.86% en 2013 al 4.69% al cierre de 2014, jugando en contra el efecto estadístico.

Esta contención de la inflación subyacente y de sus expectativas durante el año anterior resulta aún más positiva si se tiene en cuenta que ya se sentían algunos elementos de traspaso de la inflación de costos por cuenta de una devaluación peso/dólar que se aceleró al 21% anual en diciembre de 2014 (vs. 7.8% en 2013).

A nivel microsectorial, la inflación de diciembre aumentó principalmente en los grupos de diversión (3.9%), transporte (0.5%) y vestuario (0.2%). La deflación ocurrió en comunicaciones (-0.03%). Respecto al incremento de la inflación anual, sobresalieron los rubros de vivienda (3.7% en 2014 vs. 2.7% en 2013), transporte (3.2% vs. 1.4%) y alimentos.

Anif mantiene inalterado su pronóstico de crecimiento del 4.6% para 2014, pues son evidentes los vientos de desaceleración resultantes de las fragilidades externas del cuarto trimestre. Allí cabe destacar la marcada reversión en los precios del petróleo desde mediados de 2014. En efecto, la cotización del Brent se redujo de US$112/barril hacia US$58/barril durante junio-diciembre de 2014 (-48%), tocando mínimos de US$45/barril en los inicios de 2015.

Ello, junto con el estancamiento en la producción local de petróleo (988.000 bpd en promedio), podría llevar el déficit externo de Colombia hacia el 4.9% del PIB en 2014 y cerc a del 5.5% en 2015.

Para 2015, Anif espera una inflación del orden del 3.2% anual, ubicándose cerca del punto medio del rango-meta del Emisor. Ello obedecería a: i) una presión de costos por cuenta de una devaluación cambiaria promedio cercana al 16% anual durante 2015 (vs. 7% de 2014), explicada por el abultado déficit externo (antes comentado); y ii) compensada por la mayor holgura en la brecha de producto (3.8% de crecimiento esperado vs. 4.5% de potencial).

Además, cabe destacar como positivo el ajuste del Salario Mínimo Legal (SML) del 4.6% para 2015, el cual en esta ocasión se plegó bastante bien a la “fórmula universal” de reconocer la inflación del 3.7% en 2014 y ganancias en productividad laboral del orden del 1% (en su tendencia quinquenal).

Dicho ajuste del SML resultó muy cercano al 4.5% propuesto por Anif y no debería generar inflación salarial. Este elemento será crucial en momentos en los que Colombia ha llegado al umbral de desempleo de largo plazo cercano al 9%.

En síntesis, la inflación anual se elevó del 1.94% en 2013 al 3.66% en 2014. Para 2015, Anif proyecta una inflación del orden del 3.2%. La postura de la política monetaria debería seguir siendo relativamente neutra a lo largo de 2015, lo cual implicaría una “pausa prolongada” en la tasa repo-central del Emisor (actualmente en 4.5%) a lo largo del primer semestre de 2015.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?