| 1/20/2015 7:00:00 AM

Asobancaria es menos optimista frente al PIB

Pese a que los resultados en materia de crecimiento en 2014 dan cuenta de una sólida demanda interna, en 2015 la economía enfrenta riesgos bajistas por la incertidumbre mundial y la caída del petróleo. Es por eso que Asobancaria ve un crecimiento inferior al 4%.

Los resultados en materia de actividad para 2014 han mostrado una fuerte solidez de la demanda interna (soportada en el consumo y la inversión), lo que le ha permitido a la economía mantener ritmos de crecimiento en torno al 5.0%.

Las ganancias en materia de empleo (con más de un millón de empleos adicionales a lo largo de 2014) y una inflación controlada, en medio de una política monetaria que se tornó ampliamente expansiva durante 2013 y buena parte de 2014, permitieron mantener el dinamismo en la demanda interna y el consumo privado.

El consumo privado, en el acumulado enero-septiembre de 2014, se expandió a ritmos de 5.1% anual, mientras la inversión presentó un crecimiento saludable de 13.0%. Nuestras perspectivas para 2014, en este escenario, continúan apuntando a un crecimiento de 4.8% (en torno al potencial) en medio de la continua solidez del consumo privado (con impulso de las ventas minoristas y el empleo) y la inversión, un resultado consiente con un crecimiento esperado de 4.2% en el cuarto trimestre de 2014.

Sin embargo, durante 2015 la economía enfrenta riesgos bajistas por cuenta de la incertidumbre mundial y la descolgada de los precios del petróleo. En este nuevo escenario, el Gobierno procedió, en su más reciente actualización del Plan Financiero, a corregir a la baja su previsión de crecimiento para 2015 hacia niveles de 4.2%.

El mercado, que comenzó a digerir el alcance de la descolgada del precio del crudo en el contexto local, ha venido también corriendo su pronóstico de crecimiento. De hecho, en tan sólo 4 meses sus previsiones pasaron de señalar un crecimiento en 2015 en torno al 4.7% a uno más cercano a 4.3%.

Sin embargo, Asobancaria cree que, pese a esta corrección bajista, los analistas todavía sobreestiman el curso y la dinámica de crecimiento. Por tanto, toma distancia del consenso de los analistas y señala un crecimiento más cercano hacia la parte baja del rango esperado por el mercado.

En este contexto, y pese a que el mercado ha venido señalando un crecimiento del PIB en torno al 4.0%-4.3% en 2015, el Programa de Equilibrio General de Asobancaria, alimentado con diversos escenarios de WTI para 2015, permite señalar que la economía difícilmente crecerá por encima del 4.0%.

Los efectos colaterales de los menores precios del crudo en 2015, la menor tracción de los sectores de minería, comercio y construcción, los efectos adversos de la Reforma Tributaria sobre la actividad productiva, la notoria moderación en el consumo y la inversión, sumado a la lenta velocidad con responderán los sectores transables en el muy corto plazo al estímulo cambiario, nos hablan ahora de un crecimiento hacia el rango 3.5%-4.1%, con un pronóstico central de 3.8%

Sostiene Asobancaria que la demanda interna continuará soportando el crecimiento en 2015, aunque con menos holgura. Y es que la caída en los precios el petróleo, por el lado de la demanda, terminará restándole tracción no sólo a las exportaciones (particularmente a las minero petroleras), sino al consumo privado, la inversión y el gasto de gobierno.

Considera además que los ritmos de crecimiento del consumo privado presentarán una moderación en 2015 por cuenta del menor dinamismo de la actividad productiva y el menor crecimiento de la venta de bienes durables.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?