| 6/4/2015 5:00:00 AM

Rupturas que les cuesta digerir a las grandes

¿Por qué a las empresas grandes les cuesta la innovación y cuáles oportunidades genera este fenómeno a las empresas nacientes y emprendedoras? El valor en las bolsas de valores evidencia que las pequeñas derrotan a las grandes.

Las empresas más tradicionales cuidan su valor de marca. Muchas veces ello significa analizar sin afanes los cambios que requieren y rechazar modificaciones radicales en su estrategia. Sin embargo, las empresas nacientes que tienen el ADN nativo de la innovación pueden cambiar las reglas de juego de la industria en la que operan a una enorme velocidad. 

Esa es su ventaja. Lo más duro para las empresas tradicionales es que las pequeñas innovadoras pasan desapercibidas porque inicialmente no tienen valor de marca y por lo mismo no son monitoreadas. La empresa grande se entera de la pequeña cuando la han tumbado como a Goliat.

Los star-ups tienen una gran velocidad de innovación. Quienes son muy conscientes de ello son las empresas de capital de riesgo o de venture capital. A su vez, los mercados o clientes que las grandes empresas consideran poco interesantes o atractivos, las nacientes los consideran fundamentales entre otras razones porque les permiten hacer ejercicios experimentales e intuitivos. Las grandes empresas rechazan esos ensayos porque  están más acostumbradas a hacer las cosas como toda la vida.

Incluso cuando las grandes empresas se enfrentan a la sensación que pueden estar en peligro, rara vez tienen como ejecutar una estrategia para sobrevivir. En muchas ocasiones la gran empresa no tiene como adoptar los grandes cambios tecnológicos, las nuevas estructuras de costos, los nuevos modelos de negocio y las demás rupturas en su industria.

Mientras en 1960 se decía que una empresa del Standard and Poors 500 tardaba unos 60 años en perder su liderazgo hoy se dice que ello ocurre antes de 18 años.

Dramáticos cambios en la estructura económica y en el liderazgo empresarial

En el reciente Yearbook 2015 de Credit Suisse muestra los sectores a los cuales pertenecían las empresas que conformaban los índices de valores de las bolsas en 1900 y en 2015. Los sectores que en 1900 no existían o eran insignificantes en valor, hoy representan la mitad del valor de la bolsa de Lóndres y el 60% de la bolsa de Nueva York. Por el contrario, sectores que representaban el 75% y 86% de las respectivas bolsas hoy no tienen valor o se han extinguido. 


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?