| 3/11/2014 5:00:00 AM

Agricultura cuesta abajo

Indicadores coyunturales jalonaron el agro en 2013 como la producción cafetera, aspectos que no se darían para 2014.

Los resultados del agro colombiano han mejorado sustancialmente pero no a los niveles que se espera en los últimos cuatro años.

Además se tiene la sensación sobre un crecimiento que no es sostenible por varios hechos entre ellos los paros nacionales, que afectaron ampliamente el sector.

Sin embargo, el balance de 2013 es más que satisfactorio teniendo crecimientos por encima del PIB nacional en medio de una difícil coyuntura internacional.

Precisamente en 2012 se venía en una etapa de recuperación que vaticinaba óptimos niveles para el siguiente año, tanto así que Juan Camilo Restrepo, ministro de Agricultura, en su momento, habló de un despegue de una locomotora que estaba “parada”.

Varios indicadores coyunturales contribuyeron a un crecimiento que de cierta manera tapó las dificultades de la agricultura colombiana y los malos momentos tras el Paro Nacional Agrario.

Cabe recordar que el sector agropecuario habría crecido un 6% y el 6.5% real en 2013, superior a su desempeño histórico del 2%.

Esto se dio gracias a factores coyunturales como la recuperación de la producción cafetera, la normalización climática y algunos resultados de inversiones de años anteriores.

Sin embargo, la persistencia de los problemas estructurales del sector se evidenció en una crisis de rentabilidad, que culminó en el cese de actividades de agosto.

La Asociación Nacional de Instituciones Financieras, sintetiza estos factores al considerar que para 2014, todo apunta a que el sector se desaceleraría hacia un ritmo de crecimiento del 3.5% y 4% real.

Según la agremiación esto se da a los problemas de rentabilidad sectorial y se sumaría la ausencia de choques positivos coyunturales que ayudaron en 2013.

De acuerdo con Anif, la agricultura colombiana presenta una serie de problemas estructurales, que sólo le han permitido crecer un 2.1% en promedio durante la última década.

Este desempeño es inferior al del sector en Chile (5.7%), Perú (4.2%) y Brasil (3.5%). En este frente, la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC explica que hay varios obstáculos que frenan la actividad agrícola.

La falta de políticas de largo plazo; la desarticulación y baja capacidad técnica de la institucionalidad; el rezago en la infraestructura productiva y de transporte; los problemas de rentabilidad; la incertidumbre jurídica y el contrabando, son los aspectos a preocupar.

Por ello, la situación del agro colombiano siguió siendo compleja en 2013. En efecto, sino se hubiera dado la positiva coyuntura del sector cafetero, su crecimiento sólo habría alcanzado el 3.4% frente al 4.2% estimado para toda la economía.

Asimismo, las áreas cultivadas sólo bordearon los 4 millones de hectáreas, frente a los 21 millones de hectáreas con potencial, y la pobreza en el campo se mantuvo elevada del 46% versus el 32.2% del total nacional.

La asociación plantea que ojala la administración 2014 – 2018 sea consistente de los problemas que afronta el agro colombiano y como bien lo sugieren los gremios del sector, lance una política agropecuaria eficaz.

Esta debería promover el manejo institucional y competitivo del agro, además de una infraestructura productiva en el sector y la investigación-transferencia tecnológica.

Igualmente financiamiento y un manejo sanitario al nivel de los estándares internacionales ya que sólo así el Gobierno se puede enfocar mucho más en proveer bienes públicos lo cual es más efectivo que la entrega de subsidios discrecionales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?