| 12/26/2013 8:00:00 AM

Recta final para el salario mínimo

Esta semana se tendrá que definir qué pasará con el reajuste. Centrales obreras, a la espera de una última reunión, mientras tanto, Gobierno habla del decreto.

Como es costumbre el reajuste al salario mínimo legal del año venidero se extiende hasta la época decembrina por las fallidas negociaciones entre centrales obreras y empresarios.

Este año no fue la excepción y aún es una incertidumbre de cuánto será el aumento en el salario para los trabajadores en 2014.

Pero esta semana será definitiva ya que el tiempo se acorta y se deben tomar decisiones frente al tema, que hasta el momento muestra un fracaso en la mesa de concertación.

Terminado la semana anterior no se llegó a un feliz término y prácticamente se levantaron las partes de la mesa dejando al Gobierno para que defina el tema.

Sin embargo, las centrales obreras mantienen una esperanza para que el reajuste sea concertado y evitar la fijación por decreto.

La Confederación General de Trabajadores, CGT, estaría disponible a bajar su propuesta al 5%, iniciativa que no es muy respaldada por dirigentes de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, y la Central de Trabajadores de Colombia.

No obstante, ante la disposición de la CGT, es que se revalúa el tema de una nueva reunión, aunque los empresarios mantienen en firme un máximo de incremento del 4%.

Las cartas están echadas y habrá que esperar al final de esta semana ya que el plazo máximo para negociar es el 30 de diciembre.

Por lo pronto en Casa Nariño se espera una definición aunque en cierta forma el presidente Juan Manuel Santos, será el que convoque la reunión, pese a que ya se habla de un borrador de decreto que fijaría el salario y que está en estudio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?