| 9/29/2012 12:00:00 AM

España sigue en prueba de estrés

Pese a las protestas, el gobierno anunció nuevas medidas de ahorro. Ahora que ya está claro cuánta ayuda necesitan los bancos, ¿qué sigue?

;
DW
Acosado por la crisis económica y las protestas ciudadanas, el gobierno ha tomado como buena noticia que la mayoría de los grandes bancos españoles hayan pasado la prueba de estrés. Ahora se supone que la banca no requerirá los 100.000 millones de euros del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), acordados con la Unión Europea (UE) en julio, sino "sólo" unos 60.000 millones. De ellos, 24.000 millones serían para Bankia. Según la evualuación de una consultora privada, Santander, BBVA y La Caixa podrán asumir la crisis con fuerzas propias.

¿Y ahora qué?

No es una sorpresa, aseguró a DW Daniel Gros, director del Centre for European Policy Studies (CEPS), desde Bruselas. Ya se sabía "que los grandes bancos internacionales tenían problemas con su negocio en España, pero que ganan suficiente en el extranjero para equilibrar la situación".

Se espera que los bancos recapitalizados puedan volver a ofrecer créditos de inversiones a las empresas y que la economía se dinamice. Pero Stefan Schneider, de Deutsche Bank Research, lo duda. Un crédito se corresponde siempre con una demanda. Y un fenómeno de la crisis española es que el sector privado (empresas y hogares) está muy endeudado -por más del 200 por ciento del producto interno bruto. "La tendencia a pedir nuevos créditos será muy limitada", considera este investigador de la mayor entidad financiera de Alemania.

Además, aún faltan condiciones para acceder a los fondos del MEDE. El mecanismo todavía tiene que establecerse como institución y será operativo, como mínimo, hacia finales de octubre. Falta, adicionalmente, la autoridad de control central que exigió la cumbre de la UE en junio. Y con esta sí que no se cuenta para antes de enero. Tampoco está claro a qué controles estará sujeta esta ayuda. España aspira a manejar libremente los fondos; pero países que financian la ayuda, como Alemania, quieren "atar bien corto" a los bancos.

Recientes informes de prensa, según los cuales el gobierno español pretendería usar el rescate bancario para resolver otros problemas, han debilitado aún más la confianza de los ahorristas en la política nacional. Pese al desmentido oficial, cada vez más clientes retiran sus ahorros de las entidades financieras para protegerse de una eventual quiebra bancaria. Y no se trata sólo de la banca, toda España se somete a una prueba de estrés. Pese a las protestas de la oposición, de los sindicatos y de gran parte de la población, el gobierno anunció esta semana el recorte de otros 40.000 millones de euros en su presupuesto para 2013. Este es el quinto paquete de medidas de ahorro.

¿Otros caminos?

Daniel Gros, del CEPS, supone que las protestas no podrán para los recortes. Las compara con las protestas en Alemania tras los recortes sociales de 2003 y 2004. "Hubo grandes manifestaciones pero todos tenían claro que no había otro camino". La situación en España es aún más dramática, pues los gastos sociales del Estado son mucho más altos. El país apenas puede financiarse en el mercado internacional. Tiene que reconquistar "la confianza de sus socios y el mercado. O sea, revertir sus déficits", resume. Además, con un récord de 25 por ciento de desempleados -que casi alcanza el 50 por ciento entre los menores de 25 años-, los españoles miran desesperanzados al futuro y los jóvenes están tomando el camino de la emigración.

Por otra parte, la lista de regiones autónomas que han pedido ayuda al gobierno central crece: Cataluña, Valencia, Murcia, Andalucía y ahora también Castilla La Mancha. Madrid exige fuertes controles como condición a la ayuda. Así que las relaciones se tensan cada vez más. Y Cataluña, considerada la región más próspera del país, pero también la más endeudada, se debate en el camino de la secesión.

"Es muy difícil manejar un Estado en el que las regiones tienen gran autonomía", opina el economista Daniel Gros. Esa es también la razón por la cual Alemania traspasó en 2003-2004 los límites de deuda que impone por el Pacto de Estabilidad europeo, asegura. Pero estas "noticias regionales" no son nuevos motivos de alarma, pues las deudas de las autonomías ya están incluidas en los calculos europeos: "A escala europea se calcula el déficit presupuestario del estado como un todo", insiste, "o sea, del Estado central más las regiones".                                                                
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?