| 7/15/2015 5:00:00 AM

“Bogotá tiene que convertirse en una ciudad atractiva para los mejores profesionales”: Enrique Peñalosa

La capital del país solo logrará atraer a las personas altamente calificadas si garantiza la calidad de vida de sus habitantes y exhibe todo el potencial que tiene más allá de sus fronteras.

Así lo explicó en una entrevista con Dinero el candidato a la Alcaldía de Bogotá, Enrique Peñalosa, quien considera que el factor determinante para competir en el mercado global es el talento y la capacidad de “atraer a la mejor gente”,  aquellos que deciden “en dónde quieren trabajar”.

El economista y político de 60 años explicó que, en el pasado las compañías estaban instaladas en “la mitad de un pueblucho” adonde tenían que llegar sus empleados. Ahora el paradigma cambió, y son ellas las que tienen que migrar a los sitios en los que se concentra el conocimiento de las personas

Peñalosa, que competirá en las elecciones de octubre próximo con su movimiento ‘Equipo por Bogotá’, sostuvo que para atraer a ese tipo de profesionales tiene haber “seguridad, parques, actividades culturales, buenos restaurantes, excelente movilidad y transporte público”. Lea también: El futuro económico de Bogotá no está en las industrias tradicionales sino en el conocimiento.

El exalcalde de Bogotá, quien ejerció en esa función entre 1998 y el 2000, manifestó que uno de los retos de la ciudad es “atraer y retener gente excelente”, pues “muchos jóvenes brillantes” se van a vivir a otras ciudades del mundo para desarrollar sus ideas y se quedan a vivir allá.

Otro de los temas que definen su agenda política es la movilidad. Peñalosa argumentó que “la prensa está muy interesada en el metro, un sistema que va a mover el 5% de la población, pero no se pregunta cómo se va a movilizar el 95%” restante. 

En este sentido, propuso “arreglar TransMilenio”, en cuanto a su capacidad, velocidad y número de troncales, ya que de los 388 kilómetros que se prometieron para ese uso en el documento Conpes 3093 del año 2000 tan solo se han construido 112.

Enrique Peñalosa también se refirió al Sistema Integrado de Transporte (SITP), que definió como “una bomba atómica” porque  “no está funcionando bien, está todo mal, está quebrado, se están incendiando los buses por falta de mantenimiento, no está llegando a los barrios”.

Y agregó que “arreglar el problema” del SITP le va a costar a la ciudad entre $1 y $2 billones, sin contar el subsidio anual de ese modelo “que es de unos $600.000.000.000”.  

Precisamente, una de las propuestas de su campaña ‘Recuperemos Bogotá’ es fortalecer el uso de las bicicletas, un sistema de transporte que “moviliza al 6% de la población de la ciudad” y podría abarcar el 15%.

El candidato, nacido en Washington (EE.UU),  se mostró preocupado por la infraestructura vial de la ciudad y definió la situación como “angustiosa”, pues recuperarla podría costar “unos $10 billones”. Por eso, sugirió agilizar los procesos de construcción y terminar las que están prácticamente listas.

Una de las ideas más ambiciosas de este urbanista es recuperar la navegabilidad  turística y comercial del río Bogotá, que está gravemente contaminado desde hace décadas por el crecimiento expansivo de la industria, el mal manejo que los ciudadanos le dieron a la basura, la desatención estatal,  entre otros factores.

“Podemos triplicar el ancho del río y hacer 100 kilómetros de malecones con un muro de retención”,  argumentó Peñalosa, quien considera que este afluente puede ser el eje del desarrollo futuro de la capital colombiana.

Finalmente, imaginó una ciudad en la que” los ciudadanos de ingresos altos utilicen el transporte masivo”, en la que haya “grandes vías de acceso para que las personas salgan de paseo”,  parques y una infinidad de actividades culturales en los cerros orientales  para que “las personas no tengan que refugiarse en los centros comerciales”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?