| 11/4/2009 6:00:00 AM

¿En qué invertir esa semana? TES de mediano y largo plazo

Los bonos del gobierno TES, en especial los que vencen entre el 2015 y 2024, se encuentran en la mira de los inversionistas para finalizar el año. La expectativa de que el Banco de la República compre una buena cantidad de estos títulos, los datos de inflación bajos y el hecho de que hoy están baratos como lo muestran las curvas de rendimientos, ponen estos valores como los preferidos en el mercado.

La idea de que vendrán mayores niveles de liquidez en el mercado por el anuncio que hizo el Banco de la República en su última junta directiva, en el sentido de que recomprará TES y dólares por $3 billones, ha hecho que la demanda de los títulos de deuda pública aumente.

A pesar de los anuncios de reducciones en los recaudos de impuestos y de dificultades para la privatización de empresas, que pueden meter en líos al fisco, los inversionistas no han perdido para nada la confianza en la deuda del gobierno nacional. Así se demuestra con el crecimiento de 88% en los volúmenes negociados de TES entre agosto y septiembre.

La mejor inversión


Las tasas de los TES de corto plazo tocaron las últimas semanas mínimos históricos. Los títulos con vencimiento en el 2011 alcanzaron el martes niveles de 4,94%, 146 puntos básicos por debajo del mínimo histórico de 2005 (6,4%). Esta situación, hace que parezca más difícil que estos títulos se sigan valorizando.

En cambio, las referencias con mayor posibilidad de valorización según la curva de rendimientos serían los de vencimiento en el mediano y largo plazo. Un forma de verlo está en lo que los financieros llaman el “empinamiento de la curva”, que muestra la diferencia entre la tasa de interés de un TES con vencimiento en el corto plazo y otro de largo plazo.

El nivel de empinamiento de la curva de títulos de deuda pública se encuentra en 433 puntos básicos. En promedio, históricamente el nivel de empinamiento ha sido de 250 puntos básicos.

Lo que usualmente ocurre en estas circunstancias y sobre todo cuando se espera que las tasas de interés bajen, como ahora, es que en poco tiempo se aplana la curva. Esto es, que se reduce el empinamiento. Esto puede suceder porque se valoricen los títulos de mediano y largo plazo, o porque se desvaloricen las referencias de corto plazo.

Teniendo en cuenta que hay una alta demanda de los títulos de deuda, parece más probable que se valoricen los TES de largo plazo. Por lo tanto, parecería correcto comprar títulos de deuda pública con vencimientos entre el 2015 y el 2024.

Entre estas referencias, las preferidas son las que vencen en julio de 2020 y 2024, porque son las más líquidas. Por cada punto básico que baje la tasa de interés, un inversionista en estos TES, se ganaría alrededor de $750.000 por cada $1.000 millones invertidos.

Algunos prefieren otras referencias en las que esperan mayores valorizaciones. Para Carlos Ramos de Interbolsa, por ejemplo, los títulos con vencimiento en octubre de 2015 y 2018 serán los más rentables.

En la sesión del martes, los títulos de deuda pública cerraron nuevamente con valorizaciones motivados por datos de precios mayorista de alimentos que permiten anticipar una menor inflación.

Las preferencias de compra el martes se concentraron en los títulos con vencimiento en agosto de 2012 y noviembre de 2013, terminando 9,5 puntos básicos por debajo del cierre del viernes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?