| 5/6/2013 5:20:00 AM

Empresarios creen en la recuperación económica

Altos ejecutivos aseguran que las fusiones y adquisiciones se incrementarán a nivel global; sin embargo, según los expertos, solamente habrá un aumento moderado en las adquisiciones planeadas durante los próximos seis meses.

Durante los últimos meses se ha generado un repunte significativo de la confianza en la economía mundial entre las grandes empresas mundiales. Sin embargo, según el octavo Barómetro de la Confianza de la firma consultora, Ernst & Young, basado en una encuesta a más de 1.600 altos ejecutivos de 50 países, este avance aún no se traducirá en una mayor inversión de capital.

El aumento de la confianza, generada por las expectativas positivas en torno al crecimiento económico, los beneficios empresariales y la disponibilidad de crédito, ha generado que ahora el 87% de las empresas vea a la economía mundial estable y tendiente a mejorar. En este contexto, el 51% de las compañías consultadas cree que la economía mundial está mejorando, lo que significa más del doble del 22% registrado en octubre de 2012.

Pip McCrostie, vicepresidente Mundial de Servicios de Finanzas corporativas y Transacciones (TAS por sus siglas en Inglés) de Ernst & Young, sostiene que “a pesar de esta percepción positiva, que normalmente se traduce en inversión de capital y Fusiones y Adquisiciones, la situación actual puede ser descrita como una ‘paradoja de la confianza’, con una actividad que contradice las expectativas.

En los últimos años, el índice mundial de fusiones y adquisiciones ha desacoplado los indicadores históricos de la actividad de negocio; en ellos existen signos de mejoría, pero hay que verlos con precaución.

Mientras que casi tres cuartas partes de las corporaciones esperan actividad de negocio en el mercado en los próximos años, pocas tienen la intención de comprar. Esto podría crear una oportunidad para quienes estén dispuestos a tomar medidas y activos seguros antes que la competencia.

En el plano local, Andrés Gavenda, Socio líder de la línea de TAS de Ernst & Young Colombia, afirma que solo el 20% de los encuestados colombianos siente que la economía mundial mejora, porcentaje inferior al 39% reflejado el año pasado. Sin embargo el 57% siente que la economía mundial se mantiene estable.
  
Asimismo, en relación a cuánto creen que crecerá la economía global y local en los próximos 12 meses, 84% de los encuestados a nivel mundial anticipa un crecimiento económico, en comparación con el 74% de los encuestados colombianos.

La leve mejora en el número de empresas con una planificación para lograr adquisiciones, del 25% en octubre de 2012, es impulsada en gran medida por un número cada vez mayor, y de mayor calidad, de oportunidades de compra.

Ahora 39% de las empresas en el globo dicen que existen oportunidades de compra de calidad disponibles en comparación con el 30% de hace seis meses; el 50% se siente más seguro de la cantidad de opciones disponibles, frente a sólo el 37% de hace medio año. En Colombia 57% de las compañías sostiene que es posible visualizar posibilidades de compra de calidad y está más confiado en el número de éstas.

“El aumento de la confianza ha fomentado un fuerte consenso entre las corporaciones globales, quienes aseguran que los volúmenes de Fusiones y Adquisiciones aumentarán. Así pues, 72% de las firmas espera que los volúmenes globales suban durante los próximos 12 meses. Por su parte el 50% de los encuestados en nuestro país considera que este margen se incrementará. Sin embargo, incluso con este renovado enfoque en el crecimiento, sólo el 29% de las grandes empresas espera realizar adquisiciones en el próximo año”, afirma Andrés Gavenda.

Un mundo lleno de diferencias

Existen claras diferencias en la actitud hacia las Fusiones y Adquisiciones en todo el mundo. En Brasil, por ejemplo, 45% de los ejecutivos espera realizar adquisiciones, mientras que en Rusia sólo el 12% tiene expectativas similares, lo que ilustra un estado de ánimo mixto en un entorno macroeconómico tan complejo, incluso dentro de los mercados emergentes.

Por otra parte, en los mercados maduros, el 27% de los ejecutivos de Reino Unido planea la adquisición de activos, muy similar al 29% de los ejecutivos en Estados Unidos.

El interés en la adquisición de activos en los mercados emergentes continúa con China en el primer puesto como principal destino de inversión en el mundo. 

India y Brasil son segundo y tercero, respectivamente, mientras que los EE.UU. se mantiene entre los cinco primeros lugares. En América Latina Perú, Chile y México se ubican como los mejores destinos de inversión.

Sin embargo, mientras que los mercados emergentes siguen siendo fundamentales para programas de crecimiento, el 60% de las empresas afirma que se encuentra reconsiderando sus estrategias en estos mercados, donde el crecimiento se ha reducido y se aplicará un mayor rigor a las decisiones y los procesos de inversión.

En este sentido, los sectores con más probabilidades de generar adquisiciones a nivel mundial son los de tecnología, automotriz, ciencias biológicas, productos de consumo y Oil & Gas; mientras que los sectores con menos posibilidad en materia de adquisiciones son energía y servicios públicos, minería, servicios financieros y los productos industriales diversificados.
Desinversión por el valor

En tal contexto y reflejando exactamente el número de aspirantes a compradores, el 29% de las empresas está planeando una desinversión en los próximos 12 meses o tiene una en curso. Las razones para la venta, y los tipos de desinversión, son cada vez más complejas y no necesariamente están impulsados por la motivación tradicional de obtención de capital, centrándose en los bienes básicos y la mejora de rango.

McCrostie continúa y sostiene que "a pesar del creciente optimismo, las empresas se centran en gran medida en las estrategias de creación de valor de bajo riesgo, con enfoques más cautelosos de lo que se esperaría, dada la mayor confianza y disponibilidad de crédito. La desinversión es cada vez más una herramienta estratégica para crear valor que muchos ven como menos riesgosa que una adquisición. Este enfoque se ha convertido en la "nueva norma" en el mundo post-crisis financiera. Ahora Las empresas quieren evidencia de una recuperación sostenida antes de hacer grandes inversiones".

Ventana de oportunidad para los primeros movimientos

La brecha de valoración se ha reducido en los últimos seis meses, con la mayoría de los encuestados (82%) afirmando que esta es de 20% o menos, en comparación con el 68% de octubre de 2012.

Sin embargo, las expectativas por el aumento de los precios se encuentran en el nivel más alto en la historia del Barómetro de Confianza. El 44% de las empresas espera que los valores se eleven en el próximo año, frente a la expectativa del 31% en octubre de 2012. Sólo el 7% de las empresas espera las valoraciones a la baja, en comparación con el 27% de hace seis meses, sugiriendo que el mercado se ha estabilizado.

En Colombia el 27% de las compañías cree que los precios se incrementarán a diferencia 52% que se registró en el año pasado. Sin embargo en el país existe un optimismo generalizado frente al hecho que nadie considera que habrá tendencia a la baja.

"Puede que ahora estemos cerca de un equilibrio entre lo que los compradores pagarán y lo que los vendedores acepten", afirma Gavenda. "Este equilibrio es vital, señalando que los mercados se encuentran en un punto de inflexión y listo para recuperarse. El péndulo está preparado para ir en otra dirección, con precios más altos para los compradores, y más rentable para los vendedores”.

¿Cuándo la aversión al riesgo se convierte en un riesgo?

El estudio concluye que “teniendo en cuenta el aumento de la confianza y los sólidos fundamentos de acuerdos, es algo sorprendente que no se haya visto un fuerte apetito por adquirir. Los ejecutivos siguen esperando una recuperación sostenida antes de gestionar Fusiones y Adquisiciones. Sin embargo, podemos estar llegando al punto en que la misma precaución se vuelve riesgosa.

"La confianza económica, las condiciones de crédito y valoraciones, junto con un reciente aumento en la actividad de los accionistas son señales que marcan una oportunidad para actuar. Mientras que la prudencia, la disciplina y la gobernabilidad, son una necesidad en este entorno, ahora puede ser el momento para que las juntas comiencen a seguir una agenda de crecimiento más acelerado. La historia muestra que los pioneros en cualquier ciclo económico pueden crear valor diferencial y posicionarse para el liderazgo en el mercado continuo. Ahora podría ser el momento adecuado para invertir e ir hacia adelante", concluye Gavenda en el análisis de este estudio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?