| 10/14/2015 5:00:00 AM

Emprendimiento, respuesta al déficit laboral en América Latina

El acceso al capital es uno de los problemas crónicos del emprendimiento en regiones como África, India y América Latina.

“En 10 o 20 años el mundo pertenecerá a los jóvenes de hoy, por lo tanto deben comenzar a trabajar en un mejor futuro” Jim Yong Kim, presidente del Grupo Banco Mundial.

“A un país le toma 20 años pasar de ingreso bajo a ingreso alto” afirmó el profesor de economía de la Universidad de Harvard, Robert Barro durante el evento del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) celebrado en Lima la semana pasada, donde se trataron temas de América Latina y crecimiento.

Sin embargo, para que esto sea posible hay un factor determinante que las naciones deben tener en cuenta: la generación de empleo.

Y aunque 20 años puedan parecer un tiempo utópico, casos como Corea del Sur, Malasia, Chile, e inclusive la misma China enseñan que en periodos relativamente cortos de tiempo un país puede mejorar considerablemente su economía.

El nuevo generador de empleo

En la economía actual las empresas ya existentes no pueden cubrir la demanda de puestos de trabajo que año tras año aumenta significativamente gracias a dos eventos: el aumento de la educación que promueve a más personas a ingresar al mercado laboral y el crecimiento poblacional.

Inclusive, si a esto se le suma que las condiciones económicas tanto actuales como de los próximos años no serán las mejores condicionando fuertemente el crecimiento (FMI bajó las proyecciones de América Latina para 2015 de 0,5% a -0,3%), el escenario empresarial será aún más complicado.

Pero, no todo es tan pesimista. El llamado de los líderes de los organismos multilaterales como Jim Yong Kim, presidente del Grupo Banco Mundial es al emprendimiento como nueva potencia empleadora.

Y ciertamente, la creación de empresas de la mano de jóvenes emprendedores se perfila como la solución más viable para solucionar el desfase laboral.

Hay capital, falta el acceso

El acceso al capital es uno de los problemas crónicos del emprendimiento en regiones como África, India y América Latina.

“En el último año prestamos más de US$65.000 millones para temas de emprendimiento” afirma Yong Kim enfatizando a su vez en que se ha avanzado mucho facilitando el financiamiento a los jóvenes por medio de la banca local.

Además, para garantizar el éxito de los nuevos negocios Kim hace un llamado a la cooperación desde la familia. Muchos de los casos en los que los “startups” terminan antes de comenzar es por el miedo al fracaso y por consecuente el gasto innecesario como lo califican muchas familias de la región.

“las necesidades de un ingreso rápido que no requiera planeación a largo plazo predominan sobre la creación de empresa” resalta.

Una solución con múltiples ramas

Uno de los temas más delicados que argumenta la falta de trabajadores productivos en América Latina es el desarrollo infantil.

La suma de los resultados es impactante. En primer lugar, entre 2002 y 2012 América Latina aumentó su productividad apenas en 28%. Asia en el mismo periodo de tiempo la aumentó 85%, según el Banco Interamericano de Desarrollo.

En segundo lugar, cifras del Banco Mundial afirman que en las regiones en desarrollo aproximadamente 1 de cada 4 niños está sufriendo retrasos en su desarrollo tanto físico como cognitivo (con resultados permanentes) como consecuencia de la desigualdad y la desnutrición.

Gracias al emprendimiento, la creación de empresas y la innovación, los ingresos pueden aumentar y reducir la desigualdad drásticamente, fomentar el desarrollo infantil y reducir la futura pobreza.

Las cifras hablan por sí mismas. Mejor alimentación da mejores resultados en el aprendizaje y por cada año de estudio los ingresos aumentan 10% afirma el Banco Mundial.

¿Qué dicen los emprendedores?

En el evento realizado en Lima, se presentó la cofundadora de Laboratoria (una empresa tecnológica con fines sociales que empodera a mujeres jóvenes de entornos de bajos ingresos ofreciéndoles acceso a educación y empleo en el sector digital) Mariana Costa. Su empresa es un excelente ejemplo del papel que puede llegar a jugar los emprendimientos.

En la actualidad, Laboratoria está enseñando programación web a 130 jóvenes en Perú, México y Chile, asegurando puestos de trabajo para el 60% de ellas y al mismo tiempo duplicando sus ingresos.

Costa afirma que el papel del gobierno es muy importante para fomentar el desarrollo de las nuevas empresas y agilizar los trámites para crearlas. De igual manera confía en que los jóvenes de la región imiten sus logros y continúen con el proceso de expansión innovadora.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.