| 6/28/2012 3:00:00 PM

Empiezan a salirle detractores a la reforma tributaria

El ex ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, considera que la crisis europea y tormenta política desatada por reforma a la justicia, principales enemigos del ajuste tributario que prepara el gobierno y pide tasas de interés.

Durante el congreso de Andesco, el ex ministro de Hacienda, Oscar Iván Zuluaga fue categórico al pedirle al Gobierno que desistiera de presentar al Congreso una reforma tributaria debido a la actual coyuntura económica y política que vive el país.

El ex funcionario afirmó que “dada la situación que está provocando la crisis financiera internacional, la caída de los precios de las materias primas y la disminución en el crecimiento de la economía, este es el peor momento para que se adelante una reforma tributaria, es inconveniente y si se adelanta tendría consecuencias nefastas para los contribuyentes”.

A estos problemas económicos, al ex funcionario añadió la situación política que soporta el Gobierno ante la crisis que se presentó por la malograda reforma a la justicia. “El Gobierno debe tomar nota que la actual coyuntura política es la peor que se puede presentar dadas sus relaciones con el Congreso y al mensaje equivocado que este hecho produjo dentro de los inversionistas”, sostuvo Zuluaga.

El dirigente político manifestó que las condiciones económicas del país han cambiado en los últimos meses “como lo demuestran los últimos indicadores de sectores que antes crecían sin problemas como lo son la industria, el comercio, las exportaciones y el crecimiento que empieza a afectarse por el impacto de los precios de las materias primas”.

Reafirmando la necesidad que tiene el Gobierno de suspender la reforma tributaria este año, el ex ministro de Hacienda, dijo que de los puntos que se han filtrado a los medios le preocupa que la principal carga tributaria irá a parar para los empresarios y trabajadores-

“Las iniciativas principales en materia tributaria van a afectar sobre todo a las empresas pero también a los trabajadores que deberán pagar más por sus productos básicos. Es una reforma tributaria que está mal diseñada, porque fíjese que incluso cuando se filtró que se iban a gravar productos de la canasta familiar, el presidente Juan Manuel Santos no le quedó otra salida que anunciar desde China que los productos básicos no serán afectados por impuestos”.

Sobre si su oposición a la reforma tributaria se debe al malestar político que tiene el anterior Gobierno con la actual administración, Zuluaga dijo que “nada tiene al anterior Gobierno con esta posición, es una posición personal que dada mi experiencia me sirve para apreciar situaciones como las actuales, en que veo que la economía va por un camino que no es el mejor”.

El dirigente afirmó que uno de los principales riesgos que tiene el Gobierno si sigue adelante con la reforma tributaria “es que va a arriesgar el principal patrimonio del país que es la confianza inversionista. Esta será la principal consecuencia de una reforma que se adelantaría en medio de la crisis financiera internacional y de un ambiente político caldeado por el fracaso del Ejecutivo con la reforma de la justicia”. Como alternativa para el manejo fiscal, Zuluaga propuso ejecutar los presupuestos destinados a infraestructura y cuidar los ahorros que ha logrado el gobierno en los últimos años.

Sobre su opinión acerca del rumbo que están tomando las tasas de interés y las decisiones que tomará el Banco de la República en su reunión de esta semana, el dirigente sostuvo que “la mejor decisión del Emisor es reducir las tasas de interés, ese es el mejor mensaje que se le puede enviar a los mercados y sobre todo a los inversionistas. Todos los elementos como presiones de inflación y aumento de la cartera morosa de los créditos señalan que la mejor decisión es reducir el costo del dinero”.

Frente al crecimiento actual que está experimentando el país, Oscar Iván Zuluaga sostuvo que “los resultados del primer trimestre demuestran que el crecimiento empezó a caer. Aunque en el trimestre la economía alcanzó el 4,7% fue menor al que esperaba el gobierno de 5,2% y si analizamos la cifra entre los trimestres del año pasado, vemos que la tendencia a seguir bajando”.

Para este año, el ex ministro de Hacienda cree que la economía crecerá 4 por ciento “y eso si nos va bien porque de todos modos se espera más impacto de la crisis financiera internacional”.

Al analizar la tendencia que muestra el país en los indicadores macroeconómicos, el ex funcionario afirmó que “las proyecciones no son las mejores, pero eso lo sabe el Gobierno y yo hago las advertencias como un ciudadano más”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?