| 12/16/2015 7:00:00 PM

El senador Iván Duque explica el impacto de la 'economía naranja' en el mundo

La economía de las industrias creativas se ha convertido en uno de los pilares del desarrollo económico en el mundo contemporáneo. Iván Duque se ha dado a la tarea de analizar esta transformación en su nuevo libro Efecto Naranja.

Las industrias creativas se están tomando el mundo. El impacto de lo que hoy se conoce como ‘economía naranja’ es inmenso y las posibilidades de consolidación están en el radar de quienes consideran que es una de las mejores formas de encontrarle salida a los desafíos productivos.
Arquitectura, artes visuales y escénicas, cine, diseño, investigación y desarrollo, juegos, moda, música, publicidad, televisión y radio, software y videojuegos, entre otras actividades que forman parte de esta industria, son clave en el desarrollo de un país.
Esto lo tiene claro el senador Iván Duque Márquez, quien luego de haber publicado su libro La Economía Naranja: una oportunidad infinita, –junto con Felipe Buitrago– ahora lanza al mercado Efecto Naranja, en el que analiza el tema de innovación e ideas políticas en la sociedad poscrisis.
A través de columnas cortas, evalúa lo sucedido después de la crisis financiera de 2008 y hacia dónde se empezaron a mover las tendencias en materia de innovación y geopolítica.
La publicación, desagregada en varios capítulos al estilo Rayuela, dedica uno de ellos a la economía naranja y por qué fue una de las actividades que más creció, incluso en la peor crisis financiera que haya conocido el mundo, después de la Gran Depresión, y cuáles fueron los elementos que la hicieron sobresalir.
Innovación, desarrollo empresarial, geopolítica y transformación social son los temas que se abordan en el libro y cómo esto ha venido aportando al desarrollo económico del mundo.
El análisis va desde temas puntuales como los clústers que tiene una ciudad como Montreal en economía naranja, pasando por lo que sucede en la industria de videojuegos y lo que acontece en el mercado mundial del arte, hasta llegar al desarrollo de las 7i, una propuesta en materia de política pública para estimular el sector creativo, tema con el cual ya está escribiendo su próxima obra que deberá estar lista para la próxima Feria del Libro.
La geopolítica tiene un capítulo especial. Aquí Duque analiza qué pasó en el mundo con las materias primas, reformas pensionales, inversión científica, problemas demográficos y cuáles fueron los instrumentos de innovación que utilizaron los países para enfrentar la crisis.
Frente a los aspectos sociales y ambientales evalúa cuáles son los desafíos en medio de la crisis; por ejemplo, en captura de CO2, desarrollo de energías renovables, desarrollo urbano y ciudades creativas.
Además, Duque Márquez hace una serie de reflexiones y fija su posición personal sobre lo que espera que sea la política, cuál es el papel de las personas que participan en la misma, la conexión entre un político que pasa de ser un demagogo a un pedagogo y cómo este debe estar leyendo las tendencias de la sociedad y tratando de formular conceptos –a veces impopulares– pero necesarios para transformarla.
El aporte de Colombia es un aspecto para destacar y por ello el autor aborda temas en materia de emprendimiento, como es el caso de Medellín, a la vez que hace reflexiones de lo que sucede en Bogotá alrededor de la industria musical y brinda una visión de cuál debería ser la concepción integral para esta capital en el año 2030.
Con casos puntuales que se han destacado en el mundo de los negocios y que partieron de la innovación y el emprendimiento, el autor destaca la importancia de estos temas en el mundo económico. Presenta lecciones del crecimiento emprendedor que ha tenido su impacto en la economía mundial, como es el caso de Steve Jobs o el de Elon Musk, fundador de Tesla Motors. Aquí la pregunta es ¿dónde van a estar los emprendedores que, como ellos, se verán en América Latina y Colombia en los próximos años?
Duque Márquez considera que más que columnas, se trata de un libro de ideas y conceptos. “Quien lea esta publicación va a terminar sabiendo más de lo que sabía antes de leerlo en materia de innovación”.
Para el autor, los libros tienen que dejar reflexiones sobre cosas que hay que hacer en el país y esto es precisamente lo que pretende Efecto Naranja, una publicación que aborda uno de los temas clave para el futuro de la economía.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?