| 2/17/2011 11:00:00 AM

El gobierno venezolano, más estable de lo que se cree

El régimen de Hugo Chávez en Venezuela es estable y sostenible. Eso le permitirá mantenerse en el poder cuando menos 7 años más. Un estudio del Instituto de Ciencia Política.

“Estamos asistiendo a la formación de un régimen político cuyas consecuencias históricas para Venezuela son sumamente graves, pero aún pesar de la gravedad que muestran, parece ser un sistema estable y sostenible”. Esa es la conclusión de un trabajo de un año y medio que realizó un equipo del Instituto de Ciencia Política y que aparecerá en el próximo número de su revista Perspectivas.

Estable y sostenible son las palabras clave. De hecho, si Andrés Mejía director académico del Instituto, tuviera que apostar, diría que Hugo Chávez se mantendrá en la presidencia venezolana cuando menos 7 años más.

Hay muchas razones para que se mantenga en el poder. La primera es su popularidad. “Chávez como persona tiene una imagen de caudillo y salvador, reforzada por su origen militar que es muy importante en Venezuela”, explica Andrés Mejía.

También está el hecho de que el chavismo ha realizado una toma gradual de las otras ramas del poder público, la Justicia y el poder electoral, y que el estamento militar no muestra signos de infidelidad o insubordinación frente al gobierno.

“En lo económico es donde tiene fracturas más grandes”, sostiene. “La economía va a ser el escenario más dramático: recesión, inflación y destrucción de la infraestructura productiva”. Sin embargo, estima que a pesar del fracaso en lo económico, se podrá mantener con los ingresos multimillonarios del petróleo.

Está la amenaza de la merma en la capacidad de producción y exportación de petróleo, pero en 2010 le quedaron líquidos al Gobierno, cerca de US$60.000 millones, dice. La fortaleza financiera del Estado es importante porque es el 40% de la economía, y parece estar garantizada por las buenas perspectivas en los precios internacionales del crudo.

Amenazas
No todo está asegurado para el régimen de Hugo Chávez. Hay amenazas, algunas de ellas especialmente serias. Una para las elecciones presidenciales de 2012 es “la extraordinaria ineficiencia administrativa del Estado”, dice. Esto porque existe la posibilidad de que el gobierno no pueda desplegar sus mecanismos para mantenerse en el poder. “El ejemplo de los alimentos que se pudrieron se puede multiplicar. Eso le resta credibilidad a la acción política directa sobre las masas”, señala.

También puede haber una sorpresa en la forma de una grave crisis de infraestructura. “Las lluvias lo salvaron de milagro de una crisis eléctrica. El 80% de la generación en Venezuela es hidroeléctrica y la infraestructura es muy débil porque tiene tan poco mantenimiento que está a punto de caerse”, afirma. La prueba está en que después de cuatro meses de lluvia, todavía hay racionamientos en algunos lugares del país.

Además, en el lado petrolero hay problemas estructurales. “Pdvsa una de las petroleras peor administradas del mundo”, dice. Esto no solo enredaría las finanzas del Estado, sino que complicaría la acción del gobierno que maneja una gran cantidad de fondos discrecionales a través de la petrolera.

Finalmente, Andrés Mejía considera que hay otra amenaza en el hecho de que la situación internacional de Chávez es cada peor.

En todo caso, si sobreviniera un evento inesperado o se agudizaran fuertemente las presiones internas y Hugo Chávez perdiera el poder, lo que le parece cierto a los investigadores del Instituto de Ciencia Política es que aunque esta etapa de la historia le haya traído desastes, Venezuela no podría volver a ser como antes. “No es una etapa que valga la pena repetir”

Venezuela será un país que de todas maneras habrá que mirar con cuidado, siempre.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?